Algo que vale la pena contar ALBERTO BOARDMAN

12 octubre 2018
Visto: 207 veces

9-1

 

 

“Los errores poseen su valor, aunque sólo en alguna ocasión. No todo el mundo que viaja a la India descubre América”. Erich Kastner

Uno de los más importantes casos de serindipia (descubrimiento valioso que se produce de manera accidental o casual, según definición de la RAE), fue sin duda el descubrimiento de América un 12 de octubre de 1492. Pero no sólo el propio hecho como tal, se encuentra pletórico de curiosidades. Por ejemplo, el continente terminó llamándose América no por su descubridor, si no por Américo Vespucio quien finalmente identificó “un nuevo continente” y en 1507 se documentó el primer mapa por el cartógrafo Martín Waldseemuller. Colón ni si quiera imaginó la dimensión histórica y geográfica de su hallazgo.

Los españoles no fueron los primeros en llegar a estas tierras. Se considera que en un inicio fueron los asiáticos, de donde provienen los primeros habitantes de este lado del mundo. Los vikingos por su parte llegaron y visitaron América Septentrional cerca del año 1,000.

Quienes acompañaron a Colón en su primer viaje, fueron alrededor de 90 hombres, en su mayoría portugueses, vascos, de Cantabria y únicamente cinco reos que permutaron su condena por la aventura. Fueron tres navíos, pero sólo dos carabelas las que conformaron la expedición: “La Pinta” al mando de Martín Alonso Pinzón y “La Niña” dirigida por Vicente Yáñez Pinzón. “La Santa María” que tripulaba Colón, no era carabela si no un “nao”, barco de mayor tamaño, que por cierto no regresaría a España, ya que terminó chocando con un arrecife y con sus restos se construyó un fuerte.

Con ellos no venía ningún miembro de orden religiosa, y curiosamente la Corona Española no permitió que viajaran mujeres al “Nuevo Mundo” hasta 1547. Lo que obviamente produjo la mezcla de razas y el origen de una gran cantidad de “criollos” y “mestizos”, sin los cuales trescientos años después no hubiese sido posible la Independencia.

Colón falleció en Valladolid a los 54 años de un infarto al corazón, se encontraba en la más completa pobreza y sumamente desprestigiado por su fracaso como administrador colonial. En los libros de historia del siglo XVI apenas y fue citado.

Somos lo que hemos leído y esta es palabra de lector.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *