El Fin de los Cachorros Revolucionarios 

13 junio 2024
Visto: 329 veces

 

Los nuevos retos que deberá enfrentas en PRI en Coahuila tiene como principio fundamental terminar con los privilegios de todos los Cachorros Revolucionarios. 

Van a quedar atrás esas épocas donde el abolengo o la alcurnia política eran principal factor para una postulación en búsqueda de algún cargo de elección popular, hoy el apellido o los parentescos pasaran a segundo tercer termino. 

La competencia real que existe en el actual y futuros escenarios de contiendas electorales obliga a buscar verdaderos liderazgos, mujeres y hombres que sí tengan afinidad con el electorado, con trabajo, presencia y trayectoria real. 

Esos tiempos donde bastaba ser postulados para lograr triunfos son historía que tardara en volverse a repetir. 

Durante décadas los cargos públicos o puestos en el gobierno fueron heredados, pasados de generación en generación como un derecho divido, cuantos desconocidos, intolerantes, soberbios o petulantes no fueron favorecidos con la imposición de grupos que disfrutaban controlar al PRI, cuantos sin merecimiento hoy detentan un cargo o un puesto sin haber realizado el mínimo o menor esfuerzo. 

En las épocas de Ruben Moreira todo el control fue centralizado, apagaron liderazgos locales, evitaron que alguien destacara, no permitieron el crecimiento profesional o político en ninguna figura que no fuera avalada centralmente, toda la estructura, andamiaje y control se supeditaba a un solo individuo. 

Antes bastaba ser el ungido y no se ocupaba preocuparse por nada, solo te dictaban agenda proporcionaban Suburban al igual que un chofer para que te trasladara a eventos, reuniones o a las actividades de campaña, llegaban a saludar permaneciendo unos minutos y partían a la siguiente encomienda, de la publicidad, los promocionales, la difusión, comunicacion e incluso material de campaña se controlaba desde el PRI Estatal. 

Llegado los momentos de la elección bastaba sentarse a esperar los buenos resultados, el candidato poco sabia de estructuras, de aceitar el el engranaje o de cuestiones legales en torno a papeles para registros, todo era una fiesta donde muchos auto engañados se llegaron a sentir populares, amados e indispensables. 

Asumían ser merecedores de Gobernar, pensaban que el clamor del electorado era real y que nadie mejor que ellos para realizar dicho papel pues bastaba ser compadre, hijo, familiar o cuate de quien tomaba las decisiones. 

Hoy deberán dejar solo a los mejores, sin importar su alcurnia o el ser cachorro revolucionario, los liderazgos deben trabajar en libertad, crecer y trascender por si mismos, el escrutinio no puede desatenderse de la realidad, adiós encuestas falsas que solo eran para justificar la imposición, llego el momento de invertirle, de trabajar, convencer y ganarse el apoyo real. 

Los cachorros revolucionarios llegaron al fin de sus privilegios, en un año y meses vendrá la prueba de fuego para el PRI Coahuila, dejar de lado las simulaciones es el primer paso para evitar que se pierda el Congreso local.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *