Alto Riesgo en Antros y burdeles

8 octubre 2019
Visto: 297 veces

 

La venta de alcohol desmedida, el sobrecupo y la falta de vigilancia en antros y burdeles ha generado que dichos establecimientos se consideren de alto riesgo, el pasado fin de semana en un tugurio denominado “ La Cervecería Chapultepec “ un hombre fue muerto a golpes por guardias de dicho establecimiento, según los hechos narrados por testigos toda una familia fue agredida por empleados de dicho lugar donde incluso una mujer de edad avanzada fue golpeada al igual que su hijo, al intervenir el padre de familia fue tan brutal la agresión que perdió la vida en el lugar, los hechos narrados se suscitaron en Gómez Palacio pero negocios de la misma franquicia también operan en Saltillo y otros lugares de Coahuila.

En los pequeños establecimientos suelen permitir la entrada de cientos de personas violando los reglamentos de alcoholes respecto a la afluencia permitida, en Saltillo existen muchos antros al norte de la ciudad y es fácil notar que siempre tienen sobrecupo, además operan violando la supuesta ley seca y los domingos se puede observar a centenares de jóvenes alcoholizados que además de poner en riesgo su integridad significan un peligro para peatones y conductores, dichos establecimientos operan en colonias residenciales donde viven cientos de familias que forzosamente transitan por el lugar teniendo que evadir o soportar a conductores ebrios así como espectáculos obsesos, trafico excesivo, ocupación de lugares de estacionamiento, basura y ruido.

Las personas que se contratan en los antros, tugurios o burdeles como elementos de seguridad carecen de cualquier preparación y solo son Golpeadores que anhelan el momento para lesionar o atacar quien ellos estimen, no es la primera vez que supuestos guardias llegan al grado de convertirse en asesinos, la venta excesiva de alcohol significa un gran negocio pero en igual forma un alto riesgo, el exceso de gente  o sobrecupo aumenta la posibilidad de incidentes fatales, es necesario que las autoridades incrementen la vigilancia obligando a que los establecimientos dedicados a la venta de bebidas embriagantes respeten los reglamentos y exigiendo que tengan un control adecuado o reglas precisas respecto al comportamiento que deben implementar sus guardias o garroteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *