ROSA MEXICANO  (Especial )  

10 septiembre 2019
Visto: 369 veces

 

Camilo Sesto y yo tuvimos

un romance pero el no supo

Lo entreviste y los meseros casi

Me ponen un plato para la baba

Fue el hombre más hermoso que

Mis ojos vieron jamás, jamás

Me pareció que era una nueva

Forma española de conquista

VOY CON MI HACHA  

 

Debo aceptar que platónicamente estuve enamorada de Camilo Sesto y que por desgracia el jamás lo supo.

Como no enamorarme de ese hombre tan hermoso. Alto, esbelto, ojos azules, enormes pestañas. De su voz sin fin en términos de tonos? De su talento para la composición que le cantaba al amor en todas sus formas?

Camilo llenó de música mi vida. Ya lo escuchaba desde antes de conocerlo y cuando lo vi en Monclova, me enamoré de su magia, como muchas mujeres, aunque quizá no lo admitan, pero estoy hablando de mí.

Lo vi y lo oí y lo vi, lo vi, y lo vi tanto, que los meseros de EL CONTINENTAL, donde se presentó, a punto deben haber estado de ponerme un plato para la baba, mientras lo entrevistaba.

Hasta llegué a escribir que me parecía que Camilo Sesto era la nueva forma española de la conquista.

Las fotos se quedaron entre cambio y cambio de casa pero yo lo tengo grabado en mi mente.

En ese tiempo en mi casa de Monclova solo se escuchaba a Camilo y yo me la pasaba  cantando sus canciones que por cierto mis hijos se las saben todas.

Sol mi hijo menor entonces de cuna, se paraba y tomado de los  barrotes de la misma,  me gritaba Mamá, Mamá, con la tonada, idéntica de Jamás, Jamás.

Así descubrí lo entonado que iba a ser muy entonado y no fallé en mi percepción.

Y luego cuando Camilo hizo Jesucristo Super Star y usó barba me fascinó y llegué a la conclusión de que llevo impreso el gen de La Malinche porque como a ella me gustan los hombres altos, blancos y barbados (como ahora, verdad, tú?)

En fin, que siendo como fue Camilo Sesto una parte híper importante de mi vida,  siento su muerte  como lo que fue: la perdida de un ser muy querido. Esto, va de nuez, personalmente hablando.

Como bohemia de corazón, lamento mucho la perdida de un cantante de su talla, de un cantante que se daba el lujo de alcanzar con su voz todos los tonos de la escala musical. Como el mejor cantante de habla hispana, como los propios medios españoles lo reconocen.

Siento mucho la pérdida de un hombre de su talento para la composición que supo decir lo que muchos miles o millones quizá no supimos como decirlo.

El solitito fue el interprete no solo de mi  generación sino de muchas posteriores que como mis hijos Marcos y Sol lo admiran y cantan sus canciones.

Quizá para los intelectuales Camilo Sesto haya sido un cantante comercial, pero resulta que todos los que hemos oído y visto no cantan gratis y han tenido que incursionar en otros géneros ya no de protesta como se llamaba entonces o canción testimonio como se les dice ahora, y con canciones ajenas.

Pero esa es otra historia.

Otro mérito de él es que permaneció fiel a su género: el romanticismo que es tan importante en la vida de todos.

Fui, soy y seré muy feliz escuchándole y le deseo el mejor lugar para su vida y descanso eterno.

Se fue Camilo Sesto pero nos deja un inmenso legado que jamás, jamás se perderá en el tiempo porque siempre habrá una pareja de enamorados que se deje arrullar por sus canciones, o que se enamoren por sus letras y su voz.

Desde ya, Camilo, estás en mis oraciones. Ve en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *