MUJERES EN POLÍTICA, NADAR ENTRE TIBURONES :RUBÉN OLVERA MARINES

10 marzo 2017
Visto: 444 veces

olvera1

 

En el marco del Día Internacional de la Mujer, en la ciudad de Nueva York fue colocada una escultura de una niña enérgica y valiente frente a la icónica figura de un toro que a su vez representa la fuerza financiera (masculina) de Wall Street.

La imagen es extraordinaria y reveladora. Se entiende como un singular mensaje para los financieros de la bolsa neoyorquina a favor de la mujer y de su capacidad para dirigir los negocios. Una niña, una mujer, que desafía de esa forma a un toro, puede ser capaz de enfrentar con éxito cualquier empresa que se le ponga enfrente.

En los negocios abundan los tiburones, por lo que las mujeres que triunfan en la empresa no provocan más que admiración y respeto. Pero seamos sinceros, las mujeres que triunfan en la política son extraordinarias. Para cualquier varón, participar en política le resulta un enorme reto; muchos lo intentan, pocos resultan victoriosos. Para una dama el desafío es todavía mayor. Una mujer que elige la política no enfrenta a un toro como la “niña sin miedo” de Nueva York. A diferencia del trapío y la nobleza de un astado, la mujer se planta frente a un monstruo de tres cabezas con cola de serpiente.

Cuando una mujer intentaba participar en las artes de la antigua Grecia, reservadas para hombres, se encontraba con un letrero que decía “Cuidado con el Cerbero”. Al ingresar, un enorme perro de tres cabezas que simbolizan los sesgos culturales, las brechas de desigualdad y el carácter discriminatorio que se manifestaban en viejas creencias, resistencias e infantilismos en contra de la participación de la mujer en política. Con tristeza escucho frases de ese pasado que urge olvidar: “No estamos preparados para que nos gobierne una mujer”. ¿Dónde se estudia para eso? ¿Acaso estamos obligados a tomar un curso que nos prepare para ser gobernados por una mujer?

Afortunadamente la política ha dejado de ser un “Club de Tobi”. Y más allá de la política para asegurar igualdad en la política, por ejemplo las llamadas cuotas de género, es posible afirmar que en varias partes del mundo, en México y en Coahuila se cuentan con casos exitosos de la participación de mujeres en espacios otrora “reservados” para varones. Dirijamos la mirada hacia Alemania con Angela Merkel. Leamos un poco de Margaret Thatcher en el Reino Unido. Analicemos el trabajo de Michelle Bachelet en Chile. Recordemos a Hillary Clinton enfrentando a un monstruo de cincuenta cabezas en los EE.UU. No olvidemos a Dilma Rousseff en el Brasil y Cristina Fernández en la Argentina. Tengamos presente que en México algunas mujeres levantan la mano para competir por la Presidencia, ahí tiene a Margarita Zavala por el PAN e Ivonne Ortega por el PRI; otras mujeres dirigen partidos nacionales, algunas más son o fueron gobernadoras, distintas damas participan como legisladoras, alcaldesas y secretarias de Estado.

En Coahuila presumimos a la saltillense Rosario Ibarra de Piedra, la primera mujer en participar como candidata de la Presidencia de la República. Recordamos a las profesoras Guadalupe González Ortiz y Dorotea de la Fuente Flores, improntas legisladoras que fueron la vanguardia para la participación de la mujer en la política.

En un estudio presentado recientemente por el Observatorio de Participación Política de las Mujeres en Coahuila, registra que del año 2000 a la fecha, han trascurrido 190 administraciones en los 38 municipios de la entidad, y apenas seis mujeres han gobernado en sus municipios. No obstante, en las próximas elecciones, habrá una mayor participación de mujeres compitiendo por cargos de elección popular, no sólo por la cuota de género, sino porque muchas de ellas se lo han ganado, ahí tiene, como ejemplos, a Telma Guajardo del PRD que va por la gubernatura, Rosalinda Arredondo por el mismo cargo como independiente, Esther Quintana que aspira gobernar Saltillo por el PAN o Guadalupe Oyervides en Monclova por el PRI.

Ante esta interesante realidad, los diccionarios pronto tendrán que ajustar los sinónimos que arrojan para el vocablo masculino: “fuerte”, “enérgico”, “valiente”, y agregarlos, al menos en su connotación política, al término femenino.

Tu Opinión: [email protected]

Respuesta a MUJERES EN POLÍTICA, NADAR ENTRE TIBURONES :RUBÉN OLVERA MARINES

  1. el imbecil que escribe esto es un astupido arcaico, la muestra ES coahuila la mas corrupta y ladrona despiadada marucha y la viggiano.
    eso de la devilidad la onu y demas pendejadas son cebo para idiotas

  2. Pingback: jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *