AVISO DE CURVA Rubén Olvera Marines

5 agosto 2022
Visto: 138 veces

 

El eco de las redes sociales

Comenzó el alboroto en las redes sociales y la política en Coahuila. Un inusitado despliegue de acusaciones, filtraciones y rumores, que deja entrever el contexto de alta polarización y radicalización, producto de lo que serán unas elecciones altamente competidas, cerradas y sin un claro ganador a la vista. 

Aceptemos que desde este momento y hasta las elecciones del 4 de junio de 2023, WhatsApp, Facebook, TikTok, Twitter y el resto de las redes sociales, se convertirán cajas de resonancia de conversaciones ideologizadas, en donde las comunidades de partidarios y simpatizantes escucharán únicamente aquello que proviene de quienes comparten sus preferencias políticas y cuyos contenidos encumbran a su candidato o agravian a los opositores. 

Será como un eco proveniente de una montaña. Los grupos cercanos a Morena tendrán la impresión de que las redes sociales exigen masivamente un cambio, decantándose, en su mayoría, a favor del movimiento con el que simpatizan. 

Además, percibirán en sus interlocutores un rechazo sistémico a los programas de la administración estatal, independientemente de sus resultados e impacto en el desarrollo. 

Incluso encontrarán fallas en aquellas políticas que han demostrado su efectividad, por ejemplo, en materia de seguridad. Concluirán que el candidato de su preferencia podría hacerlo mejor.  

Esa voz, que no es más que la suya copiada y replicada por el eco de las redes sociales, los convencerá de que el aspirante de su movimiento encabeza las preferencias. Imagen que será imposible de modificar, aun cuando las encuestas, eventualmente, señalen lo contrario.

Sucederá lo mismo con los simpatizantes de la coalición conformada por el PRI, PAN y PRD. Sus conversaciones en redes sociales reafirmarán su creencia en el éxito de las políticas implementadas por el Gobierno del Estado.

Más allá de un análisis riguroso del desempeño de la gestión estatal, la información que circula en sus grupos los llevará a concluir que la continuidad del PRI representa la mejor alternativa para el desarrollo de Coahuila. Lógicamente, el triunfo de un partido distinto significaría poner en riesgo lo alcanzado, sobre todo, aseguran los simpatizantes de la alianza, en materia de seguridad. 

Con relación a las preferencias electorales, las comunidades de la alianza compartirán exclusivamente las encuestas en donde su candidato va a la cabeza. Resultará fácil, por lo tanto, situarse en una posición intransigente cuando algún sondeo ubique a Morena y sus aliados a la par o por arriba del PRI. 

Esta será la tónica de las tertulias en las redes sociales durante los próximos meses. Porque además del eco, la inteligencia artificial que subyace en los medios virtuales hallará la manera de invadir las plataformas de sus usuarios con información que satisfaga sus preferencias y afinidades políticas.  

Pensemos en los simpatizantes de Luis Fernando Salazar, aspirante de Morena. Le puedo asegurar que la mayoría de ellos encontrarán “por casualidad” en sus espacios de Facebook información que desacredita a los otros competidores, Ricardo Mejía y Armando Guadiana. 

Al mismo tiempo, tendrán acceso a encuestas en donde el expanista se ubica en una mejor posición para derrotar al PRI, siendo que en realidad existen otros sondeos en los cuales sus contrincantes registran una mayor competitividad. “Inteligentemente”, la segunda información jamás aparecerá en sus muros electrónicos. 

Así funcionan las redes sociales en las campañas electorales. Se transforman en campos de batalla rodeados por montañas que replican todo lo que generan y publican sus usuarios. 

En temas políticos, lo que leemos en Facebook o Twitter es lo mismo que escribimos. Lo invito a realizar una prueba en la red de su preferencia.  

Advierto, sin embargo, que al escuchar nuestra propia voz o conversar solo con personas con las que compartimos preferencias, corremos el riesgo de perder el sentido de la deliberación mediante el uso de argumentos. 

Es cuando, por lo general, sobreviene la intransigencia y la radicalización de las posiciones políticas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *