Algo que vale la pena leer  ALBERTO BOARDMAN

1 diciembre 2023
Visto: 455 veces

 

El crepúsculo del mundo

“Hemos perdido la habilidad de encontrar nuestro propio camino”. Werner Herzog.

En 2014 en esta columna contamos la historia de Hiro Onoda, un soldado japonés que al no saber que la Segunda Guerra Mundial había terminado continuó defendiendo su posición durante treinta años, aporte con motivo del fallecimiento de Onoda a los 91 años de edad. 

Este 2023, la genial editorial “Blackie Books” estrena en español el libro “El crepúsculo del mundo” del reconocido director de cine y escritor alemán, Werner Herzog, quien a finales de los años noventa tuvo la oportunidad de conocer al propio Onoda, coincidiendo ambos en sus experiencias de sobrevivencia y generando un diálogo que daría como resultado la publicación de esta extraordinaria y verídica historia narrada por Herzog a manera de novela.

Más allá de experimentar en primera persona el entorno del disciplinado soldado japonés que recibió instrucciones de permanecer en la isla de Lubang en Filipinas (con la intención de detener el avance de las tropas estadounidenses), y que permaneció en su posición de 1944 a 1974, ignorando que la guerra había terminado en 1945, la lectura nos permite descubrir momento a momento las vicisitudes, tácticas de supervivencia y la lógica que seguía Onoda junto a un reducido grupo de soldados que permanecieron con él, respecto a los cambios que se sucedieron en el mundo durante esos treinta años y de los cuales, el propio Hiro, fue dándose cuenta, aunque siempre los consideró estrategias del enemigo para evitar que continuara con su misión. 

El mito de la historia llegó a convertirse en una leyenda, la del “soldado fantasma” que todo mundo aseguraba que existía, pero que nadie podía ver. Por lo que en 1974, el estudiante japonés Norio Suzuki, se propuso viajar por el mundo para encontrar al «Teniente Onoda, a un panda, y al abominable Hombre de las Nieves, en ese orden». Su primera búsqueda dio resultados y Norio se comprometió con Onoda a llevar a su jefe militar inmediato para que le confirmara que la guerra había finalizado y que él, podía regresar a casa. Una historia de valores, disciplina y supervivencia imperdible y magistralmente narrada que vale la pena leer.  

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *