La estanflación Por: Enrique Martínez y Morales

11 enero 2022
Visto: 514 veces

Iniciamos un 2022 en medio de aguas internacionales turbulentas.

La inflación no cede a nivel mundial, aunque ésta en sí no es mala y menos cuando se mantiene baja.

Es la consecuencia natural de una economía dinámica que genera crecimiento.

El problema se genera cuando hay inflación y no hay crecimiento. Los economistas llamamos a ese fenómeno “estanflación”.

Y aunque la mayoría de los países cerró el año con crecimiento, cuando se le descuenta la inflación éste se vuelve nulo o negativo.

La estanflación es el peor de los dos mundos: se asumen los costos de la inflación sin gozar de los beneficios de tener un crecimiento económico que genere empleo y riqueza.

En ese punto se debe tener mucho cuidado con los instrumentos de política financiera y monetaria que utilicen los países.

En un escenario de estancamiento, los gobiernos tienden a implementar políticas fiscales expansivas, reduciendo impuestos e incrementando el gasto público, lo que conduce a una mayor inflación.

En un escenario de alta inflación, los bancos centrales tienden a implementar políticas monetarias restrictivas, incrementando las tasas de interés, lo que conduce a mayor recesión.

Sin duda son muchos los factores globales los culpables de esos desbalances económicos, pero también es cierto que las decisiones internas de cada país, así como sus programas y políticas, palian o exacerban el problema.

Las aguas del mar están movidas y a lo lejos se vislumbran nubarrones. Los retos y los peligros son similares para todos los barcos.

Solo las naves que estén construidas con materiales de calidad y con solidez, y que cuenten con un capitán y tripulación con preparación, valentía y pericia podrán sortear la tormenta.

Por eso es importante que nuestra economía se blinde y sus servidores públicos se preparen, para esta embestida y para las que vengan.

Y para acabar de descomponer el cuadro, una nueva ola de Covid arremete con furia.

La ventaja es que no nos toma por sorpresa.

Dos años de experiencia restan mucho a la incertidumbre.

Sigámonos cuidando, sin frenar la economía.

Los obstáculos son grandes, trabajemos en superarlos.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *