Gerardo Sosa: a base de terror se apoderó de la UAEH

6 septiembre 2020
Visto: 297 veces

 

Los inicios del presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Gerardo Sosa Castelán, hoy acusado por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita por 58 millones 245 mil 948, se remontan a la sociedad de alumnos del Instituto de Ciencias Sociales y trascienden a la dirigencia la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), el Sindicato del Poder Ejecutivo y la rectoría de la UAEH.

El periodista Alfredo Rivera Flores, autor del libro «La Sosa Nostra. Porrismo y gobierno coludido en Hidalgo», muestra el perfil del titular del patronato universitario, hoy recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 del Altiplano y detenido por denuncias presentadas por la Unidad de Inteligencia Financiera.

Tras la publicación, el exrector de la UAEH, quien espera la reanudación de su audiencia el próximo 5 de septiembre donde se determinará la vinculación o no a proceso, inició un proceso judicial contra el autor bajo el argumento del daño moral.

Investigadoras de la Unidad Académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) como Perla Gómez Gallardo, quién auxilio legalmente a Rivera Flores en el caso, han considerado que dicho procedimiento legal es el más largo de la historia contra algún periodista en el país.

1977, SOSA HEREDA TITULARIDAD DEL FEUH

Fue en 1977, después de ser presidente de la sociedad de alumnos del entonces Instituto de Ciencias Sociales (Icso), cuando Sosa Castelán llegó a la presidencia de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo, cargo que le heredó Aurelio Marín Huazo, quien se hizo diputado local, señala el autor de la Sosa Nostra.

Sosa Castelán asumió el cargo en el FEUH de 1977 a 1978, mientras que Hidalgo era gobernado por José Luis Suárez Molina y Jorge Rojo Lugo.

A su salida impuso a Francisco Olvera Ruíz –ex gobernador priista de Hidalgo en el periodo 2011 a 2016- decisión que derivó en enfrentamientos armados y balaceras en las escalinatas de la universidad, cuando en ese entonces Carlos Herrera Ordóñez era el rector.

Sosa se dedicó a imponer a los presidentes de las sociedades de alumnos y a cooptar a otros consejeros, de tal manera que, cuando se dieron cuenta, tenía el control del Consejo Universitario».

Para 1984, Sosa Castelán colocó a Zenaido Meneses Pérez como presidente de la Federación de Estudiantes, quien estuvo en el cargo hasta 1986, cuando en ese entonces el gobierno estatal estaba representado por Guillermo Rossell de la Lama.

Tras asumir su cargo el 8 de febrero de 1984, el autor de la Sosa Nostra documentó que dicho dirigente estudiantil causó destrozos en la delegación de tránsito de Tepeapulco para recuperar las placas de un automóvil involucrado en un incidente automovilístico.

Un mes después, secuestró 45 camiones como forma de protesta por el aumento de tarifas en el pasaje, también solicitó cuotas a los comerciantes para evitar saqueos y de acuerdo con el autor, existieron averiguaciones que no prosperaron.

TRAS SECUESTRO DE DIRIGENTE DEL PRI, FEUH GANA 10 ALCALDÍAS

Para el 14 de noviembre de 1984, 150 integrantes de la Federación de Estudiantes Universitarios llegaron a las instalaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Hidalgo para secuestrar al delegado nacional del PRI, en ese entonces Miguel Ángel Barberena, quien con posterioridad fue gobernador de Aguascalientes de 1986 a 1992.

Lo anterior, para demandar una cuota de 17 candidaturas a alcaldes, de las cuales consiguieron Acaxochitlán, Atotonilco el Grande, Omitlán, Mineral de la Reforma, Zapotlán, Zempoala y Singuilucan, asentó el autor en el libro Sosa Nostra.

Además de este suceso, se documentó que durante la dirigencia estudiantil de Zenaido -colocado por Sosa- ocurrió el asesinato de un estudiante de la UNAM, quien acudió a un baile de graduación de la Preparatoria 1.

Mientras que, para septiembre de 1985, tras la detención y posterior muerte de un estudiante, el FEUH lanzó cohetes en calles y comercios de Tulancingo, con que lo lograron la renuncia del secretario municipal, el contralor y el responsable de comunicación de aquel ayuntamiento.

Mientras que el día 22 del mes en mención, los integrantes de la FEUH realizaron disparos contra la alcaldía y con 50 litros de gasolina quemaron el inmueble, también sabotearon el sistema de agua que dejó a la población sin el suministro del líquido, se asentó en el libro.

A la salida de Zenaido, fue el hermano de Gerardo, Agustín Sosas Castelán, quien asumió el 15 de agosto de 1986 el cargo como presidente de la FEUH, en aquel entonces Adolfo Lugo Verduzco era el gobernador de Hidalgo.

DE DISPUTA POR EL SINDICATO DEL PODER EJECUTIVO A RECTOR DE LA UAEH

Después de que el gobernador Jorge Rojo Lugo creó el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de Hidalgo, le otorgó a Gerardo Sosa Castelán la dirigencia, aun cuando no era trabajador de gobierno estatal.

Aunque fue en el gobierno estatal de Lugo Verduzco cuando empezó la disputa por dicho sindicato y por 50 puestos para estudiantes de la FEUH en diferentes niveles del gobierno estatal que solicitó Gerardo Sosa, lugares que les fueron negados.

Para el 21 de diciembre de 1987 y tras la aprobación en el Congreso de Hidalgo, entró en vigor una Ley de los Trabajadores al Servicios de los Gobiernos estatal y municipales, situación que de acuerdo con el autor «desmembró el sindicato controlado por Sosa».

Para 1991, Gerardo Sosa asumió el cargo como rector de la universidad estatal, dos años después, en 1993 Jesús Murillo Karam tomó protesta como gobernador estatal, por lo que se convirtió en el primer mandatario de Hidalgo egresado de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

Sosa Castelán renunció a la rectoría de la UAEH en 1998, para entonces ya ostentaba el control total de la casa de estudios, que no ha dejado a la fecha.

SOSA EN LA ACTUALIDAD

El miércoles, un juez federal dictó prisión preventiva a Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), y a tres de sus colaboradores por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero) por 58 millones 245 mil 948.

En la audiencia inicial, Sosa no pudo comprobar el origen los recursos que se encuentran bloqueados en seis cuentas bancarias de la UAEH y que administra el patronato de dicha institución.

La defensa de los imputados solicitó la duplicidad del término constitucional por lo que será el sábado 5 de septiembre, a las 16:00 horas, cuando se reanude la audiencia en la que el juzgador determinará si los vincula a proceso.

 

Información de: Lasillarota.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *