DOMINGO DE LEYENDA. LAS PASTORAS DE PIEDRA (GUERRERO)

22 marzo 2020
Visto: 469 veces

 

Las pastoras que se convirtieron en piedra es un relato que cuenta  la historia de unas mujeres que recibieron un castigo ejemplar al faltar a una promesa hecha al Señor de Chalma.

La historia sucedió a principios del siglo XX, en el municipio de Teloloapan. En aquellos tiempos era común que las personas se trasladaran grandes distancias a pie pues el uso de coches no era habitual. Asi fue como un grupo de peregrinos salieron de Costa Grande rumbo a Chalma, con la intención de cumplir una manda hecha al Santo de esta región.

Debido a los testimonios de favores cumplidos por el Señor de Chalma, cada vez más gente acudía al santuario. En una de estas ocasiones, se unieron al grupo de peregrinos unas pastoras que utilizaban su baile para dar gracias al Santo por los milagros cumplidos. Ellas vestían coloridas ropas, sombreros de lentejuelas y llevaban un bastón con el que acompañaban su danza.

El grupo hizo un gran recorrido, después de largas horas caminando las pastoras se dejaron caer al suelo poco antes de llegar a Teloloapan, en el punto conocido como Tierra Colorada. Ellas dijeron que ya no podían andar más y no podrían cumplir la promesa hecha al Señor de Chalma y decidieron quedarse ahí esperando el regreso del grupo para unirse nuevamente a ellos y volver a sus casas.

Al escuchar esto, los demás fieles intentaron animarlas para continuar, pero ellas se negaron a continuar, y expresaron arrepentimiento de la promesa hecha al Santo. Sin poderlas hacer cambiar de parecer, los demás continuaron su camino, y minutos después, cuando voltearon a ver a las mujeres que habían dejado detrás, estas ya no estaban, en su lugar había solamente algunas piedras azules que antes no estaban ahí.

Inmediatamente los fieles se dieron cuenta que las mujeres habían sido castigadas por faltar a su promesa y la condena fue convertirse en piedra mismas que hasta el día de hoy pueden verse en el sitio descrito por cualquiera que tenga dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *