AMLO un Presidencialismo  casi Imperial

8 agosto 2019
Visto: 479 veces

El Presidente de México sigue sin entender que los gobiernos actuales son un conjunto de ideas, participaciones, opiniones y esfuerzos, la actividad de Gobernar debe estar sostenida sobre bases de equilibrio en el poder, intentar controlar todo desde el centro con una visión escasa de las múltiples realidades que existen en diferente partes de un país como el nuestro es un verdadero error.

Es inquietante como incluso la gente que forma parte del Gabinete y que fueran designados por el propio Presidente no tienen voz ni voto, realizar actos contrarios o incluso opinar diferente ha generado despidos y señalamientos perversos, hoy nadie puede saber más que el Presidente, las instituciones son calificadas de incapaces, los organismos internacionales juzgados de neoliberales, cualquier manifestación de queja es tachada de oposición mezquina y todos quienes opinen distinto son encuadrados bajo el calificativo de mafia del poder.

México es gobernado por un Hombre autoritario, además inculto, con escasa preparación académica y con una instrucción laboral que solo se remite a decenas de años de quejas, manifestaciones, reclamos y consignas, AMLO difícilmente termino la escuela, no es docto en comercio ni agricultura tampoco en economía, un sujeto beligerante cuyo único atributo es la tenacidad y la suerte, su persistencia encanto el espacio justo en un momento de la historia nacional lleno de hartazgo y hambriento de esperanza.

Su afán de trasmitir encono y venganza ha logrado dividir a México pero en definitiva ello no conduce a nada, su retórica constante sigue manipulando a quienes logra trasmitir esa sensación de triunfo efímero donde los sentidos vencedores realmente no han ganado nada, una actitud que produce desconfianza y que además paraliza la economía, muchos siguen sin entender cual es la utilidad de cancelar un aeropuerto o de no usar un avión Presidencial que continua costando millones aun sin ser utilizado, observar como se gobierna por impulso sin mediar objetivo o planeación solo espanta la inversión.

Un Hombre que en sus discursos pretende homologarse a Juaréz pero que sin embargo al interior se vanagloria viéndose como Santana o Iturbide.

AMLO lo quiere todo, hoy controla y manda sobre las cámaras de Diputados así como en la de Senadores, su ambición lo orilla a buscar controlar el poder judicial, tener jueces y magistrados a sus enteras ordenes, en igual forma busca controlar todo lo que tenga que ver con los procesos electorales y crear por igual su propio organismo de medición, algo que siempre hable bien de sus acciones aun cuando en realidad el País se esté derrumbando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *