*LA CIUDAD Y EL CIUDADANO.* POR: G.A.R.

14 julio 2019
Visto: 273 veces

 

SALTILLO SALUDA A LA CANÍCULA EN ESPERA DE LLUVIAS VERANIEGAS.

IM-PER-DI-BLE: “LA GENTE SE RESISTE A LA IDEA, PERO LA VIDA ES SOLO QUÍMICA…NO SON NECESARIAS EXPLICACIONES RELIGIOSAS”…HABLA UN PREMIO NÓBEL, HIJO DE PREMIO NÓBEL.

PEMEX UN GIGANTE HERIDO, PERO ORGULLOSO.

CINCO SIGLOS DESPUÉS CONOCEMOS EL ESPÍRITU SOLIDARIO Y FRATERNO DE HERNÁN CORTÉS.

GIORGIO ARMANI CUMPLE 85 AÑOS EN PLENO APOGEO PROFESIONAL.

*LA CIUDAD.*
TERMINAR CON EL DÉFICIT DE LLUVIA.
La idea es que no sean lluvias torrenciales, que nuevamente vuelvan a poner en acción el heroísmo y la solidaridad de los cuerpos de seguridad y protección de Saltillo. Lo que se requiere es que se formalice la temporada de lluvias en verano, para tener un otoño “normal”.

Sólo seis días para que arranque el Festival Cultural Internacional…ya viene.

*QUIMÍCA Y FILOSOFÍA.*
IM-PER-DI-BLE:
“LA GENTE SE RESISTE A LA IDEA, PERO LA VIDA ES SOLO QUÍMICA…NO SON NECESARIAS EXPLICACIONES RELIGIOSAS”…HABLA UN PREMIO NÓBLEL, HIJO DE PREMIO NÓBLEL.

En agosto de 1946, Roger Kornberg todavía era una única célula, formada por la unión de un óvulo de su madre, la bioquímica Sylvy Ruth Levy, y de un espermatozoide de su padre, el también bioquímico Arthur Kornberg.

Esa célula ya tenía dentro el código hereditario necesario para formar un Roger con brazos y piernas y mantenerlo vivo desde que nació hace 72 años en San Luis (EE UU) hasta hoy, una soleada tarde en una cafetería de Valencia.

El padre, Arthur, ganó el Nobel de Medicina en 1959 por iluminar los mecanismos de formación de ese manual de instrucciones de la célula, el ADN. Casi medio siglo después, el propio Roger también ganó el Nobel, esta vez el de Química, por ir un paso más allá que su progenitor.

Aquella célula de 1946 que acabaría siendo Kornberg tenía dos metros de ADN plegados en su diminuto núcleo, como casi cualquier célula de cualquier persona.

Gracias a un proceso denominado transcripción, las células copian esas instrucciones escritas en su ADN y las redactan en otro idioma, el de las moléculas de ARN que sí son capaces de salir del núcleo celular.

Allí afuera, empieza la fiesta. Esas palabras de ARN dirigen la fabricación de las proteínas, las verdaderas protagonistas de la vida, como la hemoglobina de la sangre que nos permite respirar y el colágeno que construye huesos, tendones, dientes y hasta el blanco de los ojos.

“La vida es química: nada más y nada menos”, repite una y otra vez Kornberg, de paso por Valencia para formar parte del jurado de los Premios Rey Jaime I.

El investigador, de la Universidad de Stanford, recibió el Nobel de Química en 2006 por desentrañar esta conversión del ADN en ARN, un proceso que, si se tuerce, puede desembocar en un cáncer. Pese a haberse asomado al mundo de las aberraciones humanas, o precisamente por ello, Kornberg es muy optimista: cree que llegaremos a vivir en un mundo sin enfermedades.

Pregunta. Conocer nuestra base química tiene un aspecto filosófico.

Respuesta. Sí, ese es el quid de la cuestión. La vida es química: nada más y nada menos. El funcionamiento del cerebro se comprende tan poco que se tiende a asociarlo a significados mágicos o místicos.

Pero químicamente el cerebro es una colección de cables e interruptores. Todos los cerebros humanos son más o menos iguales y las pequeñas diferencias son el resultado de distintos patrones en los interruptores, basados en una combinación de nuestra genética y de nuestras experiencias.

Pero, al final, es química, nada más y nada menos, aunque la gente se resiste a la idea. Muchas personas quieren asociar a sus propias experiencias algún significado especial, como la religión. Pero es química.

P. Usted habla de “máquinas” moleculares diminutas que transforman las instrucciones del ADN en ARN. Esa maquinita puede cometer errores que conduzcan a la muerte. ¿Podemos morir simplemente por azar?

R. Todo —desde la forma de nuestro cuerpo a los detalles de nuestro funcionamiento— es una consecuencia de la información genética. Pero averiguar cómo es exactamente este proceso sigue siendo un gran desafío. Entendemos el primer nivel.

Sabemos que la información en nuestros genes se copia en otra molécula llamada ARN, que entonces dirige la síntesis de proteínas. Y las proteínas hacen todo. La idea esencial es que la información en los genes es la base de todo lo que hay que saber sobre nosotros.

Es cierto que puede haber modificaciones por la experiencia, pero todo empieza en la información que hay en nuestros genes. Cada célula del cuerpo contiene las mismas instrucciones genéticas, todo el ADN, pero sin embargo tenemos 200 tipos diferentes de células: nerviosas, del hígado, del músculo, de la sangre, de la piel.

La diferencia entre ellas es qué genes se utilizan en cada tejido. Y esta decisión se toma a la hora de copiar la información desde el ADN al ARN. Si se comete un error, si se activa el gen equivocado en un tejido en el que debería estar silenciado, muy a menudo se genera un cáncer. Un cambio en una sola de las miles de letras de un gen puede causar una enfermedad.

P. ¿Es una lotería?

R. Es una lotería en el sentido de que la información en nuestros genes, que heredamos de nuestros padres, debe copiarse con absoluta precisión.

Un cambio en una letra entre 1.000 millones de letras puede ser fatal o puede provocar una susceptibilidad a una enfermedad. La química de la vida es extraordinaria en muchos aspectos. Nuestro ADN sufre mutaciones debido a la radiación cósmica, al oxígeno, a la luz del Sol y a sustancias químicas de todo tipo, especialmente de los alimentos.

Sufrimos dos trillones de daños cada día. Y todos deben ser corregidos, porque uno solo de ellos podría causar un cáncer u otra enfermedad. Esa es otra característica extraordinaria de nuestra fisiología y de nuestra química: la capacidad de reparar todos estos daños sin error cada día. Es asombroso.

P. Una de sus charlas se titula El fin de la enfermedad. ¿Usted se imagina un futuro sin enfermedades?

R. Por supuesto, porque la vida es química. Cuando entendemos las bases químicas de las enfermedades, automáticamente podemos concebir estrategias químicas para corregirlas. No hay duda de que esto se puede aplicar a enfermedades hereditarias y al envejecimiento.

Obviamente, cuando aprendamos a prevenir el envejecimiento crearemos nuevos problemas para la sociedad. Pero la respuesta a la pregunta es sí. El hecho esencial es que todo en la vida es química y todas las enfermedades reflejan una distorsión de la química.

Encontraremos medios químicos para corregirlas. Esto no ocurrirá pronto, y quizá no ocurra a lo largo de nuestra vida, pero algún día ocurrirá.

P. Casi todas sus investigaciones han sido financiadas por los institutos nacionales de la salud de EE UU. ¿Qué opina del papel de las grandes farmacéuticas?

R. Es un error pensar que las farmacéuticas pueden sustituir a la investigación con fondos públicos. Nuestra investigación es básica, en el sentido de que está movida por la curiosidad sobre la naturaleza, sin saber dónde te va a llevar. Un descubrimiento, por definición, no se puede predecir. Nunca descubres algo intencionadamente.

Descubres cosas intentando comprender la naturaleza. Y estos descubrimientos son la única base para el avance de la medicina. Lo que distingue a la iniciativa académica de la farmacéutica es que la primera no está orientada a unos objetivos.

Esa es la esencia de la investigación académica. Las farmacéuticas, por otro lado, no pueden justificar una inversión en algo que no tiene unos fines obvios. Una empresa no puede invertir dinero para hacer algo que quizá nunca tenga un beneficio. Es imposible.

P. ¿Y los académicos?

R. Los académicos se arriesgan, intentan hacer cosas que pueden conducir a algo o no. Y te la juegas, porque si no llegas a nada puedes perder tu posición académica. Las farmacéuticas son alérgicas al riesgo por naturaleza. Los negocios evitan los riesgos.

Otra diferencia es la escala de tiempo. No sabes cuánto tiempo necesitarás. Muchas investigaciones requieren décadas. Yo nunca he hecho nada en menos de 20 años. Y cada vez más, desafortunadamente, los gestores de las farmacéuticas tienen que informar de sus beneficios cada tres meses.

¿Qué consejero delegado va a decirle a su junta directiva que la empresa ha hecho una gran inversión en investigación que puede no llevar a nada y que requerirá 20 años? Y, al mismo tiempo, sin ese tipo de investigaciones las farmacéuticas no tienen nada.

Mi mensaje fundamental es que el Gobierno, en representación de los ciudadanos, tiene que apoyar las investigaciones que impliquen riesgos y puedan requerir mucho tiempo. Básicamente, esa es la única solución para problemas como las infecciones, las enfermedades genéticas y el cáncer.

Pregunta. Usted ha dicho en varias ocasiones que si una persona culta tiene que saber algo, ese algo es la química.

Respuesta. La química es lo más útil, porque nos ayuda a entender el mundo que nos rodea: el cuerpo humano y todo lo relacionado con la salud y el medio ambiente.
La química está en la intersección entre la física, que son las leyes de la naturaleza, y la biología, que es su manifestación. Sin saber química no puedes tomar decisiones informadas sobre tu salud, sobre el medio ambiente… Es ridículo.

P. Pero se valora más saber de Cervantes o de Shakespeare que de Dmitri Mendeléyev, el padre de la tabla periódica de los elementos químicos.

R. Es curioso, porque puedes no saber nada sobre Cervantes o Shakespeare y tener una vida muy productiva. Pero si no sabes nada de química, en mi opinión, no te beneficias de todo lo alcanzado por la civilización. Los tiempos han cambiado y la química es lo primero.

Hace 100 años se sabía tan poco sobre cualquier ciencia que no necesitabas saber mucho de física para ser una persona culta y exitosa. ¿Importaba lo que supieras de termodinámica o cosmología? No realmente. Pero en el siglo XX surgieron la química, la biología, la bioquímica, la medicina moderna.

Hace poco más de 100 años, las enfermedades se atribuían a desequilibrios de los líquidos del organismo. No había cura para ninguna enfermedad, había tratamientos: sangrados, purgantes agresivos. Si hace 200 años no sabías nada de química, de biología o de medicina, no había grandes diferencias en tu vida.

Pero hoy hay muchísima diferencia. Creo que si la gente estuviera mejor formada en química y en biología estaría menos dispuesta a abusar de su propia fisiología con drogas, tabaco…

*EL PAÍS.*
PEMEX UN GIGANTE HERIDO, PERO ORGULLOSO.

Al ubicarse en 1.692 millones de barriles por día y luego de una caída de más de 36% en la producción petrolera de los últimos 10 años, con lo que Petróleos Mexicanos (Pemex) extrae 1 millón de barriles menos que en el 2009, la actual administración ha establecido la meta de que Pemex por sí misma produzca más de 2.64 millones de barriles diarios al 2024, con modelos contractuales y una relación distinta a la de gobiernos anteriores con la IP.

En junio, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) canceló finalmente la última de las licitaciones para campos petroleros dirigidas a empresas privadas, luego de que tanto la estatal como la Secretaría de Energía retiraron los siete bloques terrestres en los que se buscaría adjudicar contratos de asociación entre Pemex y privados.

La secretaría manifestó que el presupuesto asignado a Pemex ha aumentado y se encuentra enfocado en las tareas de exploración y producción, permitiendo la atención de un mayor número de proyectos; además de que evaluarán nuevos esquemas de negocio en estas asignaciones que le permitan a la empresa el desarrollo de las actividades petroleras.

El comisionado de la CNH, Sergio Pimentel, dijo que “no hay forma de alcanzar la meta de producción que el gobierno federal se ha fijado (…) sin contar con el apoyo de la Iniciativa Privada”, dijo en la sesión del órgano de gobierno de la CNH en la que se hizo el anuncio y fue transmitida por internet.

No a las alianzas, sí a las subcontrataciones
De ahí que, a finales de abril pasado, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, presentó el Programa Oportunidades de Inversión en Campos Maduros: Incremento en el factor de recuperación”, en el cual se estará trabajando en nuevas modalidades de coinversión que hagan viable la ejecución de proyectos de exploración y extracción mediante la participación de la Iniciativa Privada.

Por lo tanto, aseguró, se propone incorporar en los contratos elementos específicos como: trabajar con la Secretaría de Hacienda para mejorar el régimen fiscal en estos campos maduros; constituir fideicomisos o cuentas segregadas para depositar los ingresos de manera separada de las cuentas bancarias propias de Petróleos Mexicanos;

buscar la relación entre tarifas y el precio de la mezcla mexicana de exportación para permitir los ajustes correspondientes conforme los precios se modifiquen y compartir las condiciones de mercado entre Pemex y las empresas prestadoras de servicios;

además de considerar la recuperación de costos en las actividades exploratorias y de evaluación, así como en pruebas piloto de proyectos de recuperación secundaria, para lo cual Pemex asumiría buena parte del riesgo en los componentes de mayor incertidumbre en los proyectos.

“Si en el pasado los procedimientos concursales se desarrollaban en 130 días, ahora se llevan a cabo en 51, lo cual representa una reducción en los plazos de cerca de 60%”, aseguró.

Romero Oropeza explicó que este 2019 hay un monto aprobado de 273,000 millones de pesos, es decir, un incremento de 68,000 millones de pesos respecto del año pasado. Además de que, por primera vez en 10 años, Pemex no ha realizado emisiones de deuda de largo plazo, es decir, no se ha contratado deuda pública nueva.

Planes Hacendarios
En las próximas tres semanas, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público presentará esquemas que permitirán mayor inversión privada en actividades del gobierno, incluyendo el sector energético, que involucra la participación de Pemex, anunció el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera.

Detalló que las asociaciones pueden ser para periodos largos que pueden abarcar desde la contratación de servicios, Asociaciones Público Privadas, hasta asociaciones de cuasicapital.

Cabe recordar que además de los tres contratos de licencia y producción compartida que la CNH adjudicó en la administración pasada mediante procesos de farmout para contratar socios a Pemex en los bloques Trión, en aguas profundas, y Cárdenas Mora y Ogarrio, en tierra.

Además la estatal tiene planes de participación de privados en la producción acelerada de sus 22 nuevos campos en desarrollo, luego de que, según el director general de la empresa, Octavio Romero Oropeza, a finales del mes pasado concluyó con la licitación de servicios y equipos de los 20 campos iniciales de su estrategia con la cual pretende llegar al 2024 con una producción de 2.64 millones de barriles gracias a hasta 40 desarrollos nuevos anuales en la presente administración.

Para la construcción de siete plataformas y siete ductos por un monto de 562 millones de dólares, se contrató a consorcios como Eseasa-Permaducto, para los campos Xikin, Suuk, Pokche, Tetl, Cahua, Octli, Teekint, Uchbal y Tlacame.

Para otras seis plataformas y siete ductos, el consorcio que realizará las actividades será el constituido como Bosnor-Permaducto, por un monto total de 465 millones de dólares, para los campos Esah, Jaatsul, Cheek, Koban, Hok, Mulach y Manik. Para los dos campos adicionales de desarrollo que arrancarán este año se contratarán dos plataformas y dos ductos adicionales y el fallo de licitación será el próximo 2 de julio.

Pero, a inicios de junio, la calificadora Fitch Ratings redujo un nivel las calificaciones crediticias de Pemex, que de bajar un nivel más dejarían a la estatal en un rango especulativo, luego de las reacciones negativas de los inversionistas a los distintos anuncios en materia de apoyos fiscales e inversiones para exploración y producción de la empresa.

*HISTORIA.*
CINCO SIGLOS DESPUÉS CONOCEMOS EL ESPÍRITU SOLIDARIO Y FRATERNO DE HERNÁN CORTÉS.
En la memoria de las operaciones militares navales, pocas han sido tan espectaculares y tan infructuosas como la que involucró en los años veinte del siglo XVI a dos grandes personajes de la historia de España: Hernán Cortés, conquistador de México, y Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que dio la vuelta al mundo.

En una doble misión de socorro, el primero debía rescatar al insigne marino que, a su vez, había partido hacia las islas Molucas (en la actual Indonesia) para hacer lo mismo con sus compañeros de la nao Trinidad. Estos habían quedado allí atrapados tres años antes y no se tenía noticia de ellos.

De los cerca de 600 hombres que embarcaron en ambas expediciones, solo terminaron regresando a España 24. “Ninguna película ni serie de televisión ha podido imaginar nunca unas hazañas semejantes y, sin embargo, son reales”, asegura Tomás Mazón, autor de la web rutaelcano.com.

Carlos V había colmado de honores y dinero a Elcano tras su hazaña (al completar la expedición iniciada bajo el mando de Fernando de Magallanes), de la que el próximo 10 de agosto se cumple el V centenario. Pero el de Getaria (Gipuzkoa) tenía una espina clavada: volver a las Molucas, las islas de las Especias, para rescatar a sus compañeros. El emperador se lo concedió.

Así, la Corona organizó en 1525 dos armadas que partirían con un doble objetivo: asentarse en ese archipiélago del Pacífico, en pugna con los portugueses, y rescatar a los compañeros de Elcano en la expedición de la primera vuelta al mundo, así como a Juan Serrano, otro de los miembros de la armada de Magallanes, que había quedado en la isla de Cebú (Filipinas).

La primera flota de rescate (Expedición Loaysa) estaba compuesta por siete naves y 450 hombres. Fue capitaneada por García Jofre de Loaysa, mientras que el guipuzcoano ocupaba el cargo de piloto mayor. La segunda quedaría al mando de Sebastián Caboto, con unos 150 tripulantes.

En 1526, cinco años después de la toma de Tenochtitlán, Hernán Cortés había terminado de levantar el puerto de Zihuatanejo, en el Pacífico, y de construir cuatro naves. Escribió al emperador: las naos estaban a su disposición para nuevos descubrimientos.

Carlos V le respondió el 20 de junio de 1526 que esa nueva armada mexicana tendría un doble objetivo: acudiría a las islas de las Especias para rescatar a los supervivientes de la Trinidad, si los había, y apoyar militarmente a las expediciones de Loaysa y Caboto, porque había recibido noticias de que los portugueses también se dirigían allí.

Sin embargo, Caboto, finalmente, decidió regresar a España cuando navegaba a la altura de Río de la Plata (entre lo que actualmente es Argentina y Uruguay).

Cortés nombró entonces capitán de la expedición a su primo Álvaro de Saavedra. Pero mientras armaban las naves y se buscaban tripulantes, llegó a las costas del Pacífico de Nueva España (actual México) uno de los barcos de Loaysa, el patache Santiago.

Una tormenta lo había alejado del resto de la expedición y al ser de pequeño tamaño no podría alcanzar nunca las Molucas, ya que debía ser abastecido por la capitana. Es decir, acudió a Nueva España esperando encontrar ayuda y que la tripulación no muriese de hambre y sed en mitad del océano.

Cartas de amistad
La tripulación del Santiago, a pesar de las desventuras, se enroló casi en su totalidad en la nueva expedición de Saavedra-Cortés. El 31 de octubre de 1527 zarparon tres navíos: Nuestra Señora de la Florida, Santiago y Espíritu Santo.

El conquistador de México, antes de partir, les entregó cartas de amistad para los señores de Cebú (Filipinas) y de Tidore (Molucas), donde explicaba que estaba buscando a los españoles atrapados en aquellos lugares.

“A vos el honrado é buen Rey de la isla de Tidori, que es en las partes del Maluco, yo D. Hernando Cortés. Porque puede haber siete é ocho años que por mandado del Emperador, nuestro Señor, fue en esas partes un capitán suyo cuyo nombre era Hernando de Magallanes…[sic]”.

Saavedra, tras numerosos infortunios, consiguió arribar al archipiélago con una sola nave: La Florida. Allí encontró a la nao Victoria de la expedición de Loaysa, pero este ya había muerto, al igual que Elcano, que de hecho nunca llegó a tierra porque había muerto en altamar.

Los supervivientes, que se habían unido a los de la nao Trinidad (el objetivo original de la operación de rescate), llevaban tiempo luchando con los portugueses. Las tribus locales se alineaban, alternativamente, con uno y otro bando, con lo que la guerra se alargó cuatro años.

Saavedra intentó entonces volver a Nueva España para conseguir refuerzos, pero fracasó dos veces en el intento. En la segunda tentativa murió y sus hombres terminaron recalando por tercera y última vez en las Molucas.

Finalmente, los 24 marinos españoles que quedaron de las tripulaciones de Loaysa y de Saavedra no tuvieron más remedio que claudicar ante los lusos. Estos los mantuvieron en la India hasta su liberación y traslado a España, 11 años después de su partida.

Tres años ha tardado Mazón en recabar toda la información que ofrece en su web, recomendada por los organizadores del V centenario. “Es el relato de una historia apasionante y prácticamente desconocida, algo que debemos cambiar”, remata.

Saber que vas a morir
Se desconoce con exactitud cuál fue la causa de la muerte de Juan Sebastián Elcano: si  el escorbuto o por la ingestión de un pez tóxico. Pero sí se sabe que el 26 de julio de 1526, pocos días antes de fallecer, en mitad del Pacífico, pidió hacer testamento.

Dejaba 24 ducados (al cambio actual unos 15.000 euros) al monasterio de la Santa Faz, en Alicante, “por no poder ir en romería”. «Allende de ello mando que le sean dados al dicho romero veinte é cuatro ducados para que los dé á la iglesia de la Santa Verónica, é traiga fé del prior é los mayordomos que recibieren los dichos veinte é cuatro ducados», testó.

Sorprendentemente el testamento llegó a España, aunque diez años después de ser redactado, pero quedó en el olvido y sus deseos tardaron siglos en cumplirse. Hasta que la Armada española, en 1944, hizo entrega de ese dinero al cenobio y se colocaron unos azulejos en recuerdo de su gesta.

¿Y que unía al vasco con Alicante? Las crónicas dicen que participó en la expedición de Francisco Jiménez de Cisneros, en Argel, en 1509 y en las campañas de Gonzalo Fernández de Córdoba en Italia. Alicante era la ciudad donde estas operaciones se preparaban.

En cuanto a Juan Serrano, el superviviente de la isla de Cebú, nunca pudo ser rescatado. La primera flota de Magallanes-Elcano se acercó a la isla a recogerlo tras su captura. Los indígenas lo llevaban hasta la playa para que los españoles lo viesen. Pedían hierro y todo tipo de objetos por su rescate. Pero luego se quedaban con el botín y desaparecían entre las selvas. Se intentó dos veces entregando todo el hierro de las naves. Las naos terminaron partiendo sin él entre lágrimas.

*GLAMOUR.*
GIORGIO ARMANI CUMPLE 85 AÑOS EN PLENO APOGEO PROFESIONAL.
Giorgio Armani, leyenda de la moda y único hombre a los mandos de la poderosa firma que lleva su nombre, cumplió 85 años este 11 de julio, con un universo creativo tan vigente como cuando empezó hace cuatro décadas, sin necesidad de actualizarse y sin pensar en soltar el timón.

Es el propietario de una de las últimas marcas independientes que no ha sido absorbida por ningún conglomerado del lujo y que sigue siendo un ejemplo raro de gestión que concentra los aspectos administrativos y los creativos en una única figura.

Tras la retirada del diseñador Valentino en 2008 de las pasarelas y la desaparición de Karl Lagerfeld el pasado febrero, se ha confirmado como el último emperador de la moda.

Giorgio Armani nació en Piacenza (Emilia Romagna) en 1934. A diferencia de otros grandes diseñadores, no procede de una familia de sastres, su padre era contable y su madre, ama de casa. Probó a estudiar medicina y después de tres cursos lo dejó para hacer el servicio militar.

De ahí pasó a trabajar como montador de escaparates en unos exclusivos almacenes de Milán y más tarde, después de un tiempo como ayudante de fotografía y dependiente de la sección masculina de una tienda llegó al taller del estilista Nino Cerruti, a inicios de los años sesenta.

Sin ninguna formación en diseño, creó una colección completa de hombre. Tuvo éxito y comenzó a trabajar para otras marcas. Hasta que en 1975, con 41 años, despegó en solitario. En apenas una década pasó de no haber dado una sola puntada en su vida a firmar una revolución en el mundo de la moda. Lo consiguió a base de una determinación de hierro y una dedicación total a su proyecto.

Su habilidad para saber leer una época y las necesidades de la nueva sociedad y para revindicar la influencia de la indumentaria lo ha convertido en una de las personalidades más representativas e influyentes de la moda.

Su florecimiento como creador coincidió con el apogeo del feminismo y su revolución llegó en el momento justo. Adaptó el patrón del traje clásico británico y lo introdujo en el ropero femenino. Liberó la silueta de la mujer, la alejó de los estereotipos y a inicios de los ochenta vistió a la nueva ejecutiva (además del ejecutivo) que comenzaba a sobresalir.

“Todas las que no queríamos llevar vestidos muy escotados o entallados, sabíamos que encontraríamos en Armani un fondo de armario que nos haría sentir como objetos sexuales”, ha observado la actriz Isabella Rossellini.

Ellas encuentran autoridad, feminidad, sofisticación y naturalidad en sus diseños. “Me gusta que mi estilo dé confianza a la mujer, pero que no determine su personalidad”, declaró Armani hace años al diario The Guardian.

También ha sido el primer modisto en seducir al Hollywood contemporáneo, tanto en la pantalla como en la alfombra roja. En 1983 se convirtió en el primer diseñador que estableció una oficina allí. Su historia de amor con el séptimo arte había comenzado tres años atrás, cuando creó el guardarropa de Richard Gere en American Gigolo.

El proyecto supuso un punto de inflexión en la carrera de Armani y le sirvió para dar a conocer su estilo en todo el mundo y consagrarse como el rostro del nuevo glamur de la meca del cine. Ha vestido y conquistado a las grandes celebridades de la industria del cine, la música, y la televisión y también a exponentes de la realeza.

Su agenda de incondicionales está formada por una larga lista de estrellas, desde Sophia Loren, Claudia Cardinale, Glenn Close, Harrison Ford Robert de Niro, Michelle Pfeiffer, hasta Clint Eastwood, Jack Nicholson o Jeremy Irons, entre otros, pasando por la princesa Charlène de Mónaco, que lo eligió para su vestido de novia.

Armani es sinónimo de elegancia y minimalismo y la estética que ha creado es tan definida que cualquiera podría reconocer su estilo a simple vista. En sus más de cuatro décadas de perpetua apoteosis, el pope de la moda ha sabido diversificar y explotar el concepto de marca de forma global.

Hoy Armani es una compañía que emplea a 10.500 personas, factura cerca de 3.000 millones de euros al año e imprime su nombre en ropa, accesorios, perfumes, bombones, flores y botellas de agua, además de tener ocho líneas textiles con sus respectivas colecciones.

Giorgio Armani celebra sus 85 años en pleno apogeo, demostrando que sigue en forma y con multitud de proyectos en mente. Por lo pronto, vestirá a los atletas italianos en las Olimpiadas de Tokio 2020, siguiendo la tradición que inauguró en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y a la selección italiana de fútbol –masculina, femenina y sub21– las próximas temporadas.

Además, Mediaset está grabando una serie titulada Made in Italy que llevará a la pequeña pantalla el mundo de la moda e italiana de los años setenta y que recorrerá indudablemente la carrera de Armani. Lo interpreta el actor Raoul Bova, que en la presentación del proyecto contó una divertida anécdota con el diseñador:

“Me dijo: ‘eres demasiado guapo para hacerla de mí. No quiero ser el protagonista de esta historia, contigo mi personaje tendría mucho peso’. Después me llamó y me dijo: ‘Lo he estado pensando. Yo también he sido guapo de joven. Tal vez más que tú”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *