Sobre oferta de locales para renta en Saltillo

8 mayo 2019
Visto: 647 veces

 

 

En los últimos años la construcción excesiva de plazas comerciales y edificios a generado una demasía de oferta, los precios manipulados por acaparadores o grandes constructores han inflado de manera ficticia la plusvalía, la consecuencia lógica es que después de comprar la gente se da cuenta de que dichos locales no reditúan comercialmente la inversión.

En las nuevas plaza los precios por metro se venden a más de 35 mil pesos, los entregan en obra negra y además se obliga a que se pague mantenimiento y otras cuotas, los precios por los servicios como agua o energía eléctrica son muy altos pues las tarifas se calculan en bloque quedando dentro de parámetros para alto consumo.

De cierta forma se engaña a los compradores, vendiéndoles ideas falsas de negocios, al final los mismos no prosperan y los locales se terminan ofertando en renta, un pequeño local en obra negra de 60m cuadrados supera los dos millones de pesos, si se considera lo que además se debe invertir en terminados o costos de financiamiento bancario un pequeño espacio puede superar los tres millones, peluqueras, tiendas de ropa, regalos, comida rápida, bisutería y otros del tipo suelen ser los más socorridos, el exceso de oferta de los mismos productos genera tanta competencia que los negocios terminan por quebrar, pagar servicios, uno o dos empleados, internet, contador, impuestos, seguro social, predial y otras múltiples cargas impositivas obligan a que de menos cualquier comercio deba generar en utilidad más de veinticinco mil pesos, ello solo para mantenerse.

Al final los únicos que ganan son las grandes constructoras locales, los bancos y el fisco, tan pronto se termina de vender una plaza o edificio se pasa de inmediato a construir otra, así sucesivamente,  conforme pasan de moda los precios vuelven a la realidad y la ilusión decae, ante los altos costos que se pagan por los locales la gente pretende cobrar rentas muy altas, locales como el citado en el ejemplo de 60m cuadrados son ofertados entre 18 y 25 mil pesos mensuales de renta, si a dicho costo se le suman los gastos un negocio pequeño debe de obtener tan solo para mantenerse ingresos promedio de $ 50,000.00, sin obtener aun utilidad, imagine cuantos elotes, paletas, aretes vestidos o cortes de cabello se requieren vender o realizar a efecto de sacar los gastos.

En Saltillo son cuatro o cinco familias las que manipulan y controlan todo el mercado inmobiliario, sus relaciones al igual que la organización y la capacidad financiera logran que terrenos rústicos al paso del tiempo se conviertan en zonas privilegiados, el crecimiento siempre se dirige al lugar donde ellos tienen terrenos, los precios por metro los estipulan de común acuerdo, alteran la realidad inmobiliaria provocando una inflación desmedida, nuestra ciudad no da para tantos negocios, los precios de los bienes inmuebles están inflados de manera artificial, solo unos pocos ganan, el ciudadano común termina malbaratando o perdiendo su inversión, un metro de construcción en obra negra no puede superar los por muy caro los 4 o 5 mil pesos por metro, comprar a diez veces el valor termina por ser una pésima inversión.

Los resultados están a la vista, cientos de locales comerciales vacíos, en los ocupados una increíble rotación de negocios, si la gente no analiza bien sus inversiones este problema continuara, cuatro o cinco familias acumulando riqueza mientras que quienes adquieren sus bienes terminan perdiendo la inversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *