Morena ultima una reforma al sistema financiero mexicano

6 marzo 2019
Visto: 316 veces

 

El oficialista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) prepara una profunda reforma al sector financiero. El 8 de noviembre, el partido en el poder presentó una iniciativa sin consenso que pretendía restringir las comisiones bancarias. El hecho provocó el desplome de la Bolsa Mexicana, que perdió cerca de 6% aquella jornada. El evento fue suficiente para poner hielo a la propuesta, pero no olvidarla del todo. Ahora, Ricardo Monreal, líder del partido en el Senado, ultima los detalles de una nueva iniciativa que modificará tres leyes y 32 artículos para sentar las bases de lo que considera un nuevo sistema financiero.

Morena presume de que el texto, que podría presentarse al pleno del Senado la próxima semana, cuenta con el aval de reguladores y órganos de competencia además del Banco de México, la Secretaría de Hacienda y la Asociación de Bancos de México, que cuenta con 51 asociados, seis de los cuales manejan el 80% de los activos del país. El documento, según sus autores, pretende simplificar y hacer más transparentes las comisiones por servicios que los bancos cobran a sus cuentahabientes.

La medida está dirigida a un universo de 59 millones de usuarios de la banca pero, sobre todo, a “la base de la pirámide” socioeconómica, de acuerdo con los autores consultados por este periódico. Esto es la mayoría de los mexicanos, quienes hacen un par de retiros al mes de los cajeros automáticos y menos de dos transferencias mensuales entre cuentas. La iniciativa exigirá a los bancos la gratuidad de, al menos, tres transferencias cada mes para los titulares de una cuenta.

Además, el texto pretende eliminar las comisiones “punitivas” que penalizan a los usuarios por no mantener un saldo mínimo, por la devolución de cheques sin fondos suficientes o la reposición de tarjetas, entre otros castigos. También pretende dejar sin costo las comisiones consideradas de acceso: el consultar un saldo en ventanilla, la impresión de movimientos, la emisión de estados de cuenta, disposición de crédito en efectivo, cobro de cheques de caja y el uso de servicios bancarios por teléfono o Internet, entre otros servicios.

El objetivo de esta reforma es reducir el opaco abanico de 6.000 comisiones al servicio de la banca a un transparente catálogo compacto compuesto solo por un puñado. La reforma, si es aprobada por la mayoría simple en el Congreso, obligaría a las instituciones bancarias a emitir un reporte anual para cada cuentahabiente en el que se desglosarán las comisiones cobradas y se compararán con el monto que hacen otros bancos por cargos similares.

El equipo que afina los detalles del dictamen asegura que esta reforma brindará mayor competencia al sector. Se legislará para facilitar la movilidad y portabilidad de cuentas. Será más sencillo para los usuarios dejar su banco. Estos podrán solicitar el cambio en la institución de destino y no necesariamente en el grupo que se quiere abandonar, como se hace ahora no sin emprender un tortuoso proceso. “Pretendemos empoderar al usuario”, asegura Juan Garay, uno de los asesores que asisten al senador Monreal con la propuesta.

Desde el Centro de Estudios Gilberto Bosques, un think tank del Senado que ha auxiliado a cocinar la iniciativa, se asegura que la propuesta cuenta con el aval de todos los actores y que la Asociación de Bancos de México presentará sus observaciones finales esta misma semana. El grupo de trabajo presiona para anunciar el acuerdo en el marco de la 82 Convención Bancaria que se celebrará en Acapulco (Guerrero), los días 21 y 22 de marzo.

Apoyos sociales

Monreal también se ha fijado como objetivo que la reforma proteja los ingresos del gran universo de mexicanos que recibirá apoyos sociales del Gobierno mexicano. En 2018 fueron repartidos, en diversos programas, 106.000 millones de pesos (5.500 millones de dólares). El monto fue depositado en 6.5 millones de cuentas bancarias abiertas por el Gobierno, el 80% de ellas a nombre de mujeres. Se calcula que los apoyos económicos se dupliquen en 2019 hasta alcanzar a 51.5 millones de personas, el 41,7% de la población mexicana. “Si el Gobierno da un peso, la gente tiene que recibir un peso”, defiende Garay.

Esta reforma es un nuevo esfuerzo de Morena por ampliar la bancarización en México. En enero pasado, el presidente López Obrador envió un decreto al Congreso para modificar la Ley de las instituciones de crédito y permitir a los menores de edad de entre 15 y 17 años abrir cuentas de banco sin el consentimiento de sus padres o tutores. La medida, que fue aprobada este martes por la Cámara de Diputados, puede beneficiar a casi siete millones de mexicanos.

El decreto también está dirigido a todos los estudiantes de bachillerato en escuelas públicas, quienes serán becados por López Obrador a través de un programa para evitar la deserción escolar.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *