El ganador del segundo mayor bote de lotería de EE UU aparece cuatro meses después

5 marzo 2019
Visto: 620 veces

La esperanza estaba a punto de desvanecerse. No quedaba rastro del jolgorio con que Simpsonville (Carolina del Sur, este) celebró en octubre que uno de sus locales había vendido el boleto de los 1.537 millones de dólares de premio. Pero este lunes, cuatro meses después de que el segundo mayor bote de la lotería en Estados Unidos acaparara todos los titulares de la prensa local, el misterioso ganador ha reclamado su premio. Los curiosos, sin embargo, se han quedado con las ganas de saber quién ha sido el afortunado que se hizo millonario de la noche a la mañana en un pueblo rural de 20.000 habitantes: ha decidido permanecer el anonimato. Lo único que se sabe es que ha decidido que en vez de recibir el monto desglosado en cuotas durante 30 años, ha preferido que le den inmediatamente 878 millones de dólares en efectivo.

El final de esta historia tenía a muchos en vilo. Y es que la suerte de uno afectaba a otros: a KC Mart, la tienda que le vendió el boleto, le corresponde recibir 50.000 dólares, que —tras los impuestos— se quedan en cerca de 30.000 que C. J. Patel, el inmigrante indio que regenta desde hace poco más de tres años el local, había adelantado que repartiría con sus cuatro trabajadores. «Finalmente alguien reclamó el boleto. Bien por él, bien por mí», celebró Patel en una entrevista a ABC News. “El dinero ya se gastó”.

El ganador tenía hasta las cinco de la tarde del 19 de abril para presentar el boleto ganador. El problema de si no aparecía nadie eran palabras mayores para el Gobierno de Carolina del Sur, uno de los Estados de menor renta per cápita de EE UU. El gobernador y los legisladores habían cerrado el presupuesto de 2019 contemplando los 61 millones de ingresos tributarios que supone el premio para las arcas públicas del lugar en el que se entrega el premio. En plena desesperación llegaron a plantearse la eliminación de la partida del presupuesto estatal. Una de las reglas de Mega Millions es que los 44 Estados que participan del sorteo, cuando reciben el dinero por haber vendido el boleto ganador tienen que destinar, obligatoriamente, una parte de lo obtenido —en este caso 11 millones de dólares— a educación.

Carolina del Sur es uno de los ocho Estados, junto con Delaware, Georgia, Kansas, Maryland, Dakota del Norte, Ohio y Texas, en los que los ganadores de la lotería pueden permanecer en el anonimato, derecho que ejerció el vencedor. El premio de Mega Millions es el mayor que se ha entregado a un solo ganador en la historia en EE UU y el segundo más grande en el mundo. La empresa de la lotería cambió las reglas del juego en 2017, reduciendo las opciones de ganar para forzar que se acumulara un bote, algo que suele atraer a más clientes. Los 1.537 millones de dólares en cuestión se consiguieron después de que durante casi tres meses nadie acertara la combinación ganadora. Hasta que llegó el ganador sin rostro.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *