Un león se escapa y mata a una trabajadora de un zoo en EE UU

31 diciembre 2018
Visto: 697 veces

 

Un león atacó y mató a una joven estadounidense que trabajaba en un zoológico en Carolina del Norte, el Conservators Center, según ha informado este domingo el propio centro. La mujer, identificada como Alexandra Black, de 22 años, era una apasionada de los animales salvajes y llevaba tan solo 10 días realizando una pasantía en el zoo, que se encuentra en la localidad de Burlington, de 45.000 habitantes y situada en el norte del Estado.

En un comunicado publicado en su cuenta de Facebook, el centro de cría de animales salvajes, que  recibe a unos 16,000 visitantes al año, se declara «devastado por la pérdida de una vida humana» y expresa sus condolencias a la familia de la víctima. En la nota, explica que los hechos sucedieron el domingo por la mañana «mientras un equipo dirigido por un tutor profesional estaba haciendo la limpieza rutinaria del recinto de los felinos». En un momento dado, «uno de los leones logró escapar del habitáculo donde estaba encerrado» y entró en el «espacio donde estaban los humanos y rápidamente mató a una persona».

 

Los trabajadores del centro intentaron tranquilizar al ejemplar y, tras no lograrlo, le dispararon y lo mataron «para permitir que el personal de emergencias del condado de Caswell [donde se encuentra Burlington] pudiera recuperar el cadáver» de la mujer. La oficina del sheriff está investigando el ataque y su jefe, Tony Durden, ha contado que los bomberos tuvieron a raya con mangueras al león, de unos 270 kilos, mientras el personal trataba de hacerse con él. En el momento del suceso, las once y media de la mañana hora local, el centro estaba abierto al público, por lo que los visitantes fueron conducidos a un lugar seguro.

«No está claro de momento cómo pudo el león abandonar el recinto cerrado», confiesa el centro, que subraya que nunca salió «del perímetro cercado del parque». El centro, que permanecerá «cerrado hasta nuevo aviso», agrega que hay abierta una investigación y que no dispone de más detalles, aunque se compromete a seguir informando conforme se vaya disponiendo de más información.

«Necesitamos evaluar nuestra situación muy en serio y debemos asegurarnos de que todos, trabajadores y visitantes, estén seguros y se sientan seguros porque esto es algo muy aterrador «, ha confesado Mindy Stinner, directora ejecutiva del centro, para agregar que nunca antes se había producido un incidente similar.

El zoológico, fundado en 1999 en la localidad de Mebane para después trasladarse a un terreno boscoso de 18 hectáreas en el condado de Caswell, alberga a unos 70 animales de 21 especies, muchos de ellos rescatados de «condiciones de vida inaceptables». De ellos, 15 son leones, pero el Conservators Center no ha identificado cuál de ellos es el agresor, ni siquiera ha dicho si era macho o hembra. La sección de Carolina de Norte de Humane Society asegura que se trata del macho Matthai, cuya foto y descripción no figura actualmente en la web del centro, que sí cuenta con fichas de otros 14 leonesSí se le cita en el apartado de Ice, una leona llegada al parque para ser su compañera.

En un post de Instagram, el centro explica que el león se llamó así en honor a la fallecida Wangari Maathai, la activista por la paz y ambientalista de Kenia que ganó el Nobel cuando vino al mundo el ejemplar. En otra entrada, cuentan que nació el 18 de septiembre de 2004. Su madre,  Kiara Lioness fue rescatada ese año por el Departamento de Agricultura en colaboración con el centro junto a otros 13 leones y tigres. La leona estaba embarazada de cuatro cachorros: MatthaiCalvinSavik y Katrina. Según el centro, que lo describe como demasiado perezoso hasta para rugir, Matthai era «el más tímido» de los hermanos.

Alexandra Black se había graduado recientemente en la Universidad de Indiana, Estado donde nació, indica Wral, filial de la cadena ABC. En un comunicado recogido por el mismo medio, la familia de Black ha contado que había hecho ya tres pasantías anteriores porque «realmente quería desarrollar su vida profesional con animales». «Era una joven hermosa que acababa de comenzar su carrera, hubo un terrible accidente y estamos de luto», declara la familia, que agrega que la joven «murió siguiendo su pasión». Para honrar su memoria, la familia pide donativos para Wolf Park de Battleground (Indiana), donde Black había trabajado anteriormente.

En un comunicado, Humane Society, la mayor sociedad protectora de animales del país, aprovecha el suceso para lamentar que en Carolina del Norte, «las personas pueden adquirir fácilmente grandes felinos, osos y otros animales salvajes peligrosos y mantenerlos en condiciones inhumanas e inseguras». «Este incidente devastador subraya la necesidad de leyes y de regulaciones más estrictas sobre la posesión privada de animales salvajes peligrosos para garantizar la seguridad de los trabajadores, el público y los animales», indica en la nota, en la que dice que Carolina del norte es uno de los únicos cuatro estados de EE UU que no la tienen.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *