El voto evangélico prueba suerte en México

12 mayo 2018
Visto: 291 veces

0926_luz-del-mundo_620x350

 Mientras las iglesias se vacían, los templos evangélicos, desde Chiapas a Baja California, suman seguidores cada día. Las encuestas confirman que, con paso lento pero firme, la sociedad mexicana vira del guadalupanismo laico del pasado a la religiosidad activa del presente. México no escapa al contexto latinoamericano que ha convertido el culto evangélico en una importante fuerza electoral de difusas dimensiones.

El tradicional péndulo derecha e izquierda se mueve en el continente  entre cruces y peces. En Costa Rica, a primeros de abril, Fabricio Alvarado estuvo a un paso de lograr la victoria electoral con un programa marcadamente evangélico. En 2016, en Colombia, el voto cultivado en los templos fue decisivo para la victoria del No en el plebiscito por la paz con las FARC. Unos meses antes, en Brasil, la bancada evangélica logró la caída de Dilma Rousseff, con el voto en bloque a favor de su destitución.

En México, aunque el artículo 40 de la Constitución define el país como una república laica y la ley electoral impide el registro a los partidos confesionales, el Partido Encuentro Social (PES) se presenta a los comicios del 1 de julio como la formación más activa en la defensa de los valores tradicionales.

Aliado del partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) de Andrés Manuel López Obrador, el PES prepara su asalto al poder de una importante agenda conservadora avalada por los sufragios. En las elecciones federales de 2015 consiguió 1.3 millones de votos. En estos comicios aspira a casi el doble, 2.55 impulsado por los 16 millones que López Obrador podría conseguir, según las encuestas. Esos números permitirán pasar a su bancada de los diez diputados que tiene actualmente a 75 curules.

Su fundador, Hugo Éric Flores, es un activo miembro de una iglesia evangélica y su programa combina una importante carga social con medidas “en defensa de la familia”. Sin embargo, no es en el programa donde se revelan sus intenciones, sino en las retrógradas iniciativas impulsadas, y que desconciertan a la izquierda.

Los movimientos sociales están atrapados entre exigir a Morena que incluya en su programa avances sobre el matrimonio homosexual, aborto o la legalización de drogas, o frenar la posibilidad más real que ha tenido nunca la izquierda de llegar al poder.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INEGI) en México hay entre un 80 y 84% de católicos y un 5% de la población que dice no profesar ninguna religión. El resto, cerca de un 15% – más de 10 millones de personas- se distribuye entre las restantes iglesias protestantes, principalmente en el sur del país, Chiapas, Tabasco y Campeche, tres entidades donde Andrés Manuel tiene mucha fuerza.

Los especialistas consideran que no habrá necesariamente un trasvase de votos en las elecciones. “El voto religioso se dispersa como cualquier otro y no es probable que se dé el voto corporativo. En elecciones muy cerradas estos temas pueden marcar una diferencia, pero el votante, en general, prioriza estabilidad economía, seguridad”, señala Jorge Traslosheros, profesor de religiones de la UNAM.

“Considero que el voto evangélico está sobrevalorado. No hay que olvidar que los grupos protestantes han sido históricamente aliados del PRI (Partido de la Revolución Institucional) porque les garantizaba cierta protección social frente al predominio católico”, añade.

“Hay muchas iglesias que no quieren estar representadas políticamente por un partido; otras no creen que sea necesario identificarse políticamente y otras no están de acuerdo con las posturas del PES”, señala Roberto Blancarte, profesor del Colegio de México y especialista en religión, laicidad y democracia.

Para Blancarte la unión entre Obrador y el PES es “más espiritual que estratégica”, debido a que las Iglesias evangélicas, surgidas principalmente entre sectores marginales reproducen los esquemas caciquiles, vinculados a una cultura autoritaria, que encuentra semejanzas en López Obrador. “Quien no se ha posicionado sobre la interrupción del embarazo o el matrimonio entre personas del mismo sexo”, añade. Los expertos consultados coinciden en que no hay constancia que desde los templos se oriente el voto pero que la apuesta es influir más arriba; en la calle y en las instituciones.

En 2016 el PES presentó en la Cámara de diputados una iniciativa “por la vida y la familia” respaldada por el ultra conservador Frente Nacional por la familia, que consideraba “inaceptable” y “empobrecedor” el matrimonio homosexual al reducirlo a una mera relación de “compañerismo”.

La movilización de estos sectores en las calles logró tumbar la iniciativa que el presidente Enrique Peña Nieto (PRI) había impulsado para legalizar el matrimonio homosexual en todo el país. El castigo no quedó ahí. En las últimas elecciones locales, pastores y sacerdotes se movilizaron enérgicamente. El resultado fue que el PRI perdió siete de las doce gubernaturas en juego. Fue un claro aviso a los candidatos: hay temas que es mejor no tocar.

Información de: el País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *