Beneficios de caminar descalzo que desconocías

12 marzo 2018
Visto: 367 veces

parejas-pies-descalzos-de-pie-sobre-la-hierba_13339-26189

 Caminar descalzo es un ejercicio más que tonificante para el cuerpo.Esto se debe a que nuestros pies tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas y muchos son los órganos que se benefician con esta actividad. Como si fuera poco, al quitarnos los zapatos y tomar contacto con otras superficies como puede ser el césped o la arena, estimulamos nuestros puntos de energía.

Con el uso del calzado y la llegada de la civilización, las personas dejaron de andar descalzas y sólo lo hacen en ocasiones especiales, como cuando regresan del trabajo o están de vacaciones. Es bueno estar sin zapatos varias horas al día (lo máximo que te permitan tus actividades y obligaciones cotidianas), porque así podrás desbloquear las emociones contenidas que luego pasan a ser ansiedad, depresión o hasta enfermedades.

¿Para qué es bueno andar descalzos?

Este hábito es mejor de lo que seguro piensas, sobre todo si nos quitamos el calzado en superficies naturales. El contacto con la naturaleza no tiene precio. Es preciso acercarnos cada vez más con la madre tierra y el color verde para estar más felices y relajados.

Caminar descalzo por algunas horas al día en una superficie limpia como es el interior de nuestra casa o nuestro patio tiene beneficios para la piel, nos ayuda a descansar de los zapatos ajustados y los tacones en el caso de las mujeres. Si caminamos en la arena fina, estaremos masajeando los pies, relajando los músculos y también liberándonos de impurezas. ¡Es como si fuéramos a un centro de belleza y aprovecháramos las ventajas de la exfoliación!

Es preciso tener en cuenta que cuando nos descalzamos a diario, la piel está desprotegida y más expuesta a diferentes medios (lo mismo que ocurre con las manos o el rostro). Es probable que se deshidrate y reseque. Y recordar que el contacto con el suelo nos acerca a los gérmenes, la suciedad y los residuos. Por ello es que se necesita cumplir con una rutina de limpieza diaria e hidratación al menos tres veces a la semana.
Desde el punto de vista óseo, andar descalzos es muy bueno para mejorar la estructura anatómica y los procesos mecánicos del cuerpo. Si caminamos sin calzado por superficies rugosas y sin inclinación lateral, el pie se adaptará a ese medio y además hará un trabajo diferente al que está acostumbrado cuando está dentro de un zapato. También se puede caminar descalzo por superficies inclinadas, pero siempre haciéndolo con mucho cuidado para evitar las sobrecargas musculares en las rodillas, la cadera, la columna y los glúteos.

Andar descalzo permite que la biomecánica del pie cambie y eso se traslade a todos los huesos, reorganizando las cargas y tensiones, aliviando la presión que caminar con zapatos nos produce. Es recomendable para alinear las articulaciones. En el caso de los bebés, es mejor que caminen descalzos que con zapatos, porque desarrollarán mejor la conexión neuronal motora, se ubicarán mejor en el ambiente y podrán tener más seguridad. Y para los ancianos, también es bueno para poder eliminar la tensión muscular de estar mucho tiempo sentados o acostados.

Las personas están diseñadas para caminar sin calzado en la naturaleza. Por ello es que se aconseja ir de vez en cuando a un parque, al campo o a la playa para tener contacto con lo más natural que existe. Ir sin zapatos mejora la circulación de la sangre y fortalece los pies. Permite que la sangre se impulse de mejor manera hacia el corazón.

Lo ideal es caminar descalzos una hora por día, si es en un entorno natural, mucho mejor. Si se vive en la ciudad, al menos hacerlo en casa. Si hace frío, unos calcetines pueden ayudar, aunque es más recomendable andar sin nada que nos pueda presionar o no permitir que los dedos o tobillos se muevan libremente. Al menos pisar una alfombra puede ayudar. Un buen ejercicio es andar de puntillas y luego sobre los talones, para fortalecer los pies. Y si hacemos deporte, es una buena idea probar si se puede practicar descalzos.

Más beneficios de andar descalzo

  • Permite corregir los desequilibrios en los movimientos y fortalece músculos y huesos de los pies y los tobillos, logrando una mayor integración del organismo.
  • Da fuerza en los músculos de las caderas y las piernas, mejorando el equilibrio y la forma de andar, más ágilmente.
  • Ejerce una menor torsión articular al correr, por lo cual ayuda a los deportistas en sus performances. Además, las fuerzas de rotación de las tres articulaciones incluidas en el mecanismo de correr son menores, evitando lesiones y tensiones en la rótula de la rodilla. Y también aumenta la fuerza de rotación interna en esta zona, mejorando el compartimento tibio-femoral.
  • Hace que tengamos una pisada diferente, más amortiguada que cuando usamos calzado, por ende nos cansamos menos y evitamos sobrecargas en algunos músculos. El pie se apoya en el talón en lugar de en la punta de los dedos. El impacto del peso del cuerpo está más repartido y se evitan lesiones. Esto es muy bueno para las mujeres que usan tacones muy altos, por ejemplo.

Información de: Mejor con Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *