Ansiedad de los millennial: bajos salarios y escasa oferta laboral

7 octubre 2017
Visto: 188 veces

140502-millennials-mn-1050_3f95093cf2e7ad5c4e806d7747fdf81d

México es uno de los países con los menores salarios entre los países de la OCDE. Los llamados millennials, jóvenes de entre 20 y 35 años, hoy conforman casi la mitad de la población mexicana en edad de trabajar y están en medio de ese escenario gris que arroja historias  desalentadoras frecuencia. Muchos de ellos estudiaron porque les dijeron que si lo hacían su futuro sería mucho mejor, pero al llegar al mercado laboral toparon con la escasa oferta de puestos para profesionistas, generalmente mal pagadainestable y con la que raya en suerte encontrar un empleo que ajuste con sus necesidades.

“Como sociedad les dijimos a los jóvenes que si estudiaban una carrera tendrían una mejor calidad de vida y aunque en muchos casos sí es así, en miles de otros esas palabras no fueron verdad”, menciona Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).“Hay algunos que tienen un buen salario saliendo de la universidad, pero los números nos cuentan que el grueso de los jóvenes enfrenta una historia distinta”.

Ser millennial parece algo ‘cool’: el estilo de vida un tanto desenfadado, las habilidades tecnológicas, el espíritu emprendedor y el compromiso con el medio ambiente y la comunidad. Sin embargo, detrás de esas generalizaciones hay un auténtico ‘ejército’ de jóvenes sin oportunidades a los que las consecuencias de la Gran Recesión han golpeado en el bolsillo y la autoestima.

Las cifras de ocupación del Inegi muestran que los jóvenes sí quieren trabajar, solo que frecuentemente no encuentran dónde. Sus relatos advierten: no es que sean inestables en su sitio de trabajo, es que una diferencia de apenas mil pesos en el sueldo luce tan grande, que es motivo suficiente para dejar un empleo por otro. Muchos sienten frustración por lo que atraviesan y sienten pena de ser vistos como una especie fracaso (de hecho, la mayoría rechazó fotografiarse para este artículo). Y sí, tienen miedo.


CUATRO DE CADA 100 GANAN MÁS DE 12 MIL PESOS AL MES

Los datos más recientes de la encuesta ENOE del Inegi, son contundentes: Del total de la población desempleada del país, que suma más de un millón 870 mil personas, el 51 por ciento de ellos, alrededor de 948 mil, son jóvenes millennial.

Por si fuera poco, de los millennial que sí están ocupados en la economía, casi la mitad de ellos están empleados en el sector informalEs decir, no tienen prestaciones de ley, como seguridad social, primas vacacionales y otros beneficios.

Del total de los millennials ocupados en la economía, de acuerdo con el Inegi, el 11.1 por ciento no supera los 2 mil 400 pesos, el 29.4 por ciento percibe entre 2 mil 401 y 4 mil 802 pesos, el 23.8 por ciento de 4 mil 803 pesos a los 7 mil 203.

Un 13 por ciento restante de esos jóvenes gana hasta 12 mil pesos, mientras que  Entre los afortunado que pueden tener un salario mayor a los 12 mil pesos está apenas el 4.4 por ciento.

El restante 18.3 por ciento señaló que no recibe ingresos o no especificó si los tenía.

Quizá uno de los más grandes mitos alrededor de los millennials es que el salario no forma parte importante de sus expectativas laborales. Que la experiencia es más valiosa y que la obtención de nuevas habilidades les mueve más para permanecer en un trabajo. El Banco de México sembró serias dudas.

La institución realizó recientemente un análisis sobre el comportamiento de los millennials en la economía, basado en encuestas realizadas a directivos empresariales a nivel nacional. Uno de sus primeros hallazgos es que a estos jóvenes sí les importa su salario, mucho.

De hecho, es un elemento más relevante que para la generación previa, la generación ‘X’, que incluye personas de entre 35 y 51 años de edad.

“La mayoría de las fuentes consultadas en todas las regiones coinciden en señalar que para ambas generaciones predomina el interés por obtener mayores beneficios económicos como el principal factor que causa separación del personal de la empresa, si bien un mayor número de los directivos encuestados consideran que para los millennials este factor es más importantes con relación a la generación ‘X’”, destacó el Banco Central.

Al menos 7 de cada 10 directivos señalados por el análisis de Banxico destacaron como su principal respuesta la búsqueda mayores remuneraciones como la principal causa de pérdida de empleados millennialEl resto de las respuestas las completaron la mayor competencia entre las empresas y la ausencia de oportunidades de crecimiento laboral.

En el ámbito inmobiliario, se rompe otro mito, aquél que asegura que los millennials no están interesados en comprar una casa.

De acuerdo con un estudio reciente realizado por HSBC, titulado “Más allá de los ladrillos. El significado del hogar”, 94 por ciento de ellos en México planea adquirir una vivienda en los siguientes 5 años, sin embargo, hay dos barreras que limitan ese sueño: a 66 por ciento no le alcanza con sus ahorros para un enganche.

La solución para muchos millennials termina en el nido. Sus padres los mantienen en casa durante varios años más después de terminar sus estudios universitarios o fungen como aval y prestamistas para adquirir una propiedad. Además, poco más de la mitad, un 54 por ciento de los millennials que sí compraron una vivienda en los últimos dos años, terminaron por pagar más de lo que habían presupuestado inicialmente, según HSBC.

“Claro que queremos cosas, ¿quién no quiere una casa propia?”, menciona Óscar. “El problema es que no alcanza, ni habiendo estudiando una carrera”.

MÁS ESTUDIOS ¿MEJORES SALARIOS?

“Creo que si pudiera regresar el tiempo y volver a tomar una decisión, no habría hecho la maestría y habría buscado trabajo desde que salí de la licenciatura”, afirma. “En los trabajos me dicen que no quieren a alguien de mi perfil, que sobrepaso lo que piden”.dice un millenial

Los números están de su lado. Al cierre del segundo trimestre de 2017, las personas desocupadas en la economía que estudiaron solo la primaria completa totalizaron 235 mil 994, según Inegi. ¿Las de bachillerato, universidad y más estudios? 882 mil 271.

Inegi muestra también que 66 por ciento de los millennials que están desempleados cuentan con educación media superior y superior y la mitad de los que están subocupados, aquellos que pueden trabajar más tiempo pero no consiguen ese trabajo adicional, son también jóvenes de entre 20 y 34 años.

Además, quienes pierden el empleo y cuentan con un mayor grado de estudios suelen tardar más en encontrar otro con igual o mejores condiciones salariales y de prestaciones.

En su estudio sobre millennials, Banxico detalló que se trata una generación más preparada académicamente que la predecesora generación ‘X’. Alrededor de 49.2 por ciento de los milliennials a nivel nacional cuenta con al menos educación media superior, en comparación con solo 37.5 por ciento de los miembros de la generación ‘X’.

Aun así, irónicamente a las empresas les cuesta mucho trabajo encontrar el talento adecuado para llenar sus filas. En 2016, la especialista en recursos humanos Manpower puso número a una hipótesis crítica: 4 de cada 10 empresas no encuentran jóvenes listos para enfrentar los retos profesionales que sus compañías ofrecen.

¿Y cuáles son las razones? La falta de experiencia laboral es la principal. Adicionalmente, las empresas suelen encontrarse con que no hay suficientes candidatos para llenar algunas de las plazas, no tienen habilidades técnicas o profesionales.

“Es un asunto serio que las empresas no encuentren lo que buscan de los miles de jóvenes que están allá afuera en busca de una oportunidad”, mencionó Manuel Toledo, especialista de la firma Andersen Tax & Legal. Algo pasa en la formación profesional, en lo que enseñan las universidades, en la información con la que cuentan los jóvenes para tomar decisiones de carrera”.

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en México no hay datos para que los más jóvenes tomen decisiones informadas sobre su futuro educativo. Además, se ha estimulado la oferta de programas de educación superior baratos en universidades de dudosa reputación, que no empatan con las necesidades del mercado laboral.

UNA CARGA ADICIONAL

Los millennials cargan con otra losa. Se trata de la generación que deberá pagar por las pensiones de sus padres y abuelos, algunas de las cuales están entre las más generosas de la historia del país.

“A la generación millennial se le está pidiendo que con su trabajo se hagan cargo de las pensiones de una generación anterior, cuyos beneficios ellos no van a ver, y al mismo tiempo se les pide que ahorren para su propio retiro, con salarios muy bajos”, advierte Villarreal, del CIEP. “A esta generación le tocaron una finanzas públicas muy apretadas”.

Para hacer frente a la ola de jubilaciones que se viene, menciona Villarreal, el gobierno mexicano deberá quitarle servicios a los millennials en los próximos años. Invertirá menos en educación, pagará por menos beneficios, les pedirá más a través de la recaudación. “Es una situación que los millennials ven y les da coraje, se está generando un auténtico polvorín político para los próximos años”, dice el especialista.

Curiosamente, las proyecciones del CIEP  muestran que la llamada generación Z, que sigue a los millennials, no padecerá un entorno fiscal tan complejopues estos últimos ya habrán solventado la mayor parte de la carga.

Desde cualquier perspectiva, agrega Villarreal, buena parte de los millennials parece destinada a sobrellevar un entorno complejo en su integración a la economía y al mismo tiempo, se espera que revolucionen los sitios de trabajo, las tendencias de consumo, la manera en que nos organizamos políticamente. Los millennials, al parecer, dejarán una huella profunda.

Información de :El Financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *