Cambian el balón por las palas tras el terremoto

22 septiembre 2017
Visto: 1009 veces

21617948_495502964146785_3763416700840721169_n

Los jugadores del Club Atlético Zacatepec preparaban su viaje hacia Hidalgo para jugar contra Pachuca. Hasta que a las 13:14 empezó un fuerte terremoto con el epicentro a 80 kilómetros. El movimiento de la tierra dejó una zanja de un metro en la cancha de entrenamiento.  El estratega del equipo, Michel Leaño, y su cuerpo técnico realizaron un recorrido para llevar ayuda por algunas localidades del Estado de Morelos. Jojutla y Zacatepec eran campos minados.

La directiva de este equipo de segunda división pidió a sus jugadores comunicarse con sus familiares y un día después del sismo, les pidieron reunirse en el estadio Agustín Coruco Díaz y reunir víveres. “Como equipo empezamos a recorrer las calles para entregar comida. Empezamos a ayudar a rescatar a algunas familias. También pudimos sacar algunas pertenencias como camas, refrigeradores. En la escuela Montessori, que estaba a punto de colapsar, sacamos pupitres y pizarrones, lo que se pudiera salvar”, comenta Aldo González, jefe de prensa del Club Atlético Zacatepec a EL PAÍS.

El Estado de Morelos fue una de las entidades más afectadas por el terremoto que sacudió a México el pasado martes 19 de septiembre. El epicentro se localizó a 12 kilómetros en uno de sus municipios, Axochiapan. La localidad de Zacatepec, a unos 66 kilómetros de distancia, también fue sumamente afectada. De acuerdo con información oficial hay 73 víctimas mortales en todo Morelos y más de 292 personas hospitalizadas. En Zacatepec, tierra de la caña de azúcar, las personas han solicitado ingenieros civiles para valorar los daños a los hogares.

Los jugadores de Zacatepec, la mayoría chicos de menores de 30 años, salieron a las calles con pantalones cortos, una camiseta verde y un cubrebocas. Los jugadores repartieron agua, tomaron las palas y empezaron a remover los escombros que obstruían algunas calles. “Estuvimos desde la una de la tarde hasta como las ocho de la noche. Cada uno de nosotros podía ir al sitio que quisiera a ayudar y si nos separábamos del grupo ya teníamos un punto de reunión. La gente de aquí, al vernos, se olvidó un poco de sus problemas. Tomamos algunas fotografías para que no olvidaran el apoyo y decirle a los demás que también se puede ayudar así”, comenta González.

Al final de la noche de este miércoles, el estadio de Zacatepec abrió sus puertas para instalar, sobre el césped, todo un campamento para los afectados en la zona. “El estadio es de todo un poco: albergue, centro de acopio. El recinto no tiene daños estructurales, aún no sabemos si podremos jugar o cuándo”, explica Aldo González.

Los voluntarios del fútbol

En Ciudad de México se veía a un Paco Jémez que descargaba víveres a un costado del estadio Azul. El entrenador canario aportó medicamentos, comida y alguna de las herramientas. Jémez se convirtió en uno de los principales voluntarios al ayudar durante 10 horas. En las afueras del estadio Azteca se montó uno donde acudieron las principales hinchadas del América y también los jugadores que hacían un trueque: alimentos por una fotografía o firma con ellos.

El lema de Fuerza México ha sido la frase para recuperar bríos ante la catástrofe. De Monterrey a Puebla, de León a Torreón. Las distintas sedes de los clubes se convirtieron en terminales para llenar camiones con víveres. La liga decidió posponer la actividad en todas sus categorías.

A la distancia la estrella de México, Javier Chicharito Hernández, y Miguel Layún crearon una plataforma en línea para recabar fondos para ayudar a su país, YoXMéxico. “Sabemos que muchos nos ven como una fuente de inspiración, pero en este caso nos ha inspirado ver a millones de mexicanos salir a la calle y echar una mano sin pedir nada a cambio”, comentó el atacante en un vídeo.

Información de: El País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *