Mejor hora para comer sin engordar

27 diciembre 2016
Visto: 488 veces
captura-de-pantalla-2016-12-27-a-las-1-33-26-a-m
Puede que ese refrigerio tardío no te esté haciendo ningún favor.

Si tú consistentemente comes mientras trabajas y descubres que más tarde te comes algo más, es posible que tu horario pueda estar afectando secretamente tus esfuerzos por bajar de peso.

Un estudio reciente, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, examinó la efectividad de un plan alimenticio en más de mil 200 personas con sobrepeso y obesidad en España.

El estudio encontró que aquellos con una variación genética específica de la proteína perilipina (la cual es esencial para quemar grasa en todo el cuerpo), perdieron menos peso cuando comieron después de las tres de la tarde que aquellos que comieron antes.

Aunque este estudio se enfocó en personas con un perfil genético específico, un estudio similar, publicado en el International Journal of Obesity en 2013, también encontró que comer tarde estuvo asociado con menos éxito para perder peso, sin importar las variaciones genéticas.

Pero ¿por qué tu hora de comida afecta tu esfuerzo para perder peso?

Así como el ritmo circadiano controla el que tengamos sueño, pasa lo mismo con el hambre, señala la doctora Marie-Pierre St-Onge, profesora en la Universidad de Columbia e investigadora del impacto del comportamiento en el control del peso en el Centro de Investigación sobre la Obesidad y la Nutrición en Nueva York.

“El metabolismo es distinto en cada individuo y la hora en la que consumes tu comida en relación con tu ritmo circadiano puede influir en la pérdida de peso”, explica.

El ritmo circadiano también controla la secreción de insulina del cuerpo, añade.

Si comes a una hora en la que el cuerpo es menos sensible a la insulina, puede que te sea más complicado perder peso.

Aunque la hora de la comida puede influir en el tamaño de tu cintura, los investigadores no encontraron ninguna diferencia en la pérdida de peso cuando analizaron los horarios del desayuno y la cena.

Esto puede deberse a que el estudio se realizó en España, en donde casi la mitad de las calorías se consumen a la hora de la comida.

De hecho, la gente que hace comidas más grandes puede tener una ventaja: estudios previos sugieren que la gente que tiene la comida como alimento principal del día pierde más peso y tiene un índice de masa corporal menor.

Es posible que tú te saltes de vez en cuando el desayuno, lo que también contribuye a ganar peso, comenta St-Onge.

“Si ves cómo comemos en América, notarás que se comen pocas calorías en el desayuno y la comida. Si sumas la ingesta calórica del desayuno y la comida, tendrás más o menos el 40 por ciento de las calorías que consumes en el día y la cena y tus snacks representan el otro 60 por ciento”, agrega.

Es necesaria más investigación sobre el impacto del horario de tus alimentos, explica. Sin embargo, si notas que estás comiendo saludable, pero aún así tienes problemas para eliminar esos últimos kilos, hacer de la comida tu alimento principal del día (y comerla antes de las tres) puede ser un buen inicio.

Información de:Mens Healt Latam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *