Venezuela, México y la indignación.

10 diciembre 2015
Visto: 556 veces

victorVenezuela, México y la indignación.
Las hamburguesas son un alimento universal que forma parte de la dieta de la humanidad desde épocas romanas. En el 2011 una hamburguesa costaba 22 bolívares en los barrios populares venezolanos, aunque los precios varían día con día, aproximadamente su costo actual es de 250 bolívares.
Lejos están los días en que el gobierno venezolano asumía el liderazgo de los países socialistas de América Latina, en el olvido quedaron las bravatas de Hugo Chávez que lo pusieron al borde una guerra con Colombia. Por los pecados populistas del chavismo, subordinar la economía a los ingresos petroleros y haber destruido el mercado liberal, hoy Venezuela está sumida en una crisis inflacionaria y de carestía.
Probado está que los regímenes populistas fracasan por su torpeza económica, el chavismo no fue la excepción, claro que Hugo Chávez y Nicolás Maduro son responsables, también el pueblo venezolano que por tanto tiempo les dio su respaldo incondicional; pero que a nadie se le olvide que los políticos tradicionales venezolanos fueron lo suficientemente eficaces para hartar a la ciudadanía con su corrupción y mediocridad, y ellos le entregaron hace 16 años el poder absoluto a Chávez y su discurso antisistema.
Tan mezquina es la clase política, que en su incapacidad de reconocer y enmendar sus equivocaciones han preferido poner el destino de sus pueblos en manos de tiranos, imprudentes y locos; ahí está Grecia con Alexis Tsipras, Argentina con el kirchnerismo, y Siria con el Estado Islámico como ejemplos. Yo festejé en este espacio que el Bronco y los independientes sacudieran a la partidocracia mexicana, pero me mantiene preocupado que por la vía de la indignación llegue al poder algún antisistema como López Obrador que lleve a la basura, la tal vez insípida, pero innegable estabilidad económica de nuestro país.

Una pregunta.
¿Si tendrán capacidad los indómitos de ponerle fin al sistema priísta en Coahuila?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *