ROSA MEXICANO

19 enero 2022
Visto: 385 veces

 

 

 

Desatada la corrupción en el ISSSTE

 

Acosan a médico para que les

De cómo “aportación” $ 15 mil

De su pago con retroactivo

 

En cuanto a equipo, faltan

Inclusive guantes, gasas e

Isodine para  hemodiálisis

 

Directora y subdirectora

Manejan a su antojo la

Bolsa de trabajo para

Favorecer a familiares

 

 

YO? yo voy con mi hacha

 

 

Como si no fuera suficiente el mal servicio que da el Issste a sus afiliados por falta de equipo, de insumos básicos como gasas, guantes, isodine y catéter para realizar las hemodiálisis, de papel sanitario y agua, de mejor limpieza en todo el edificio y hasta de iluminación en el estacionamiento, cuya ausencia de focos ha provocado accidentes nocturnos de médicos y enfermeras ya que el sitio es una cuna de lobos, la institución afronta un problema igualmente grave: la corrupción.

 

El tema, abiertamente lo practican la directora Hilda Luna y Ángeles Sifuentes, doctoras ambas y jubiladas las dos, del seguro social.

 

Sucede que en el mes de Diciembre y luego algunos meses de trabajar sin sueldo, un médico en la especialidad de Nefrología que fue contratado como médico internista, única plaza vacante en ese momento, es asignado al área de hemodiálisis trabaja por meses sin sueldo.

 

En diciembre recibe su cheque con retroactivo, por una cantidad de 40 mil pesos, cheque que le retienen Luna y Sifuentes. Cuando el interesado acude a preguntar por su pago, las doctoras le proponen que les den en calidad de “donativo”,  15 mil pesos.

 

A la pregunta que porque tiene que hacer esa aportación le informan que se trata de una práctica usual y que si no acepta, regresarán el cheque a México y que tendrá que iniciar un proceso que puede llevar meses.

 

Finalmente el doctor acepta, recibe el cheque, lo cambia y les deja a Luna y Sifuentes los 15 mil pesos. Desde luego él pide un recibo por la cantidad que tiene en su poder. Obviamente se trata de un caso de abierta corrupción porque en los dias siguientes no hubo gasas, Isodine, guantes ni catéter.

 

Resolvieron parcial o totalmente la compra de regalos de Navidad y borrón y cuenta nueva. A esperar al próximo candidato para presionarlo y que les deje dinero de su primer pago. También una repetida praxis.

 

Adicionalmente por razones de las fiestas decembrinas las dos nefrólogas deciden, de acuerdo o no, pedir vacaciones en esas fechas   Bertha Mauricio y Maria del Rosario López, con las que el doctor afectado por la directora y la subdirectora, trabajó sin problema alguno hasta la ausencia de las damas, ya que tenía que hacer lo de hemodiálisis y cubrir el trabajo de Mauricio y López.

 

Hasta ahí todo iba bien. Hay un momento en que su organismo requiere descanso y acude a pedir licencia en la dirección, misma que se le niega. Acude al sindicato  y el representante se apersona con la directora que desde entonces toma una actitud agresiva y empieza a presionarlo provocando un pésimo ambiente de trabajo.

 

El sindicato le dice que tiene derecho a equis días sin pago y los toma. Al reintegrarse a su plaza lo recibe el jefe de personal licenciado Noé Holguín a quien las doctoras habían bloqueado y presionado “porque no forma parte del equipo de ambas, lo que de plano el tema presenta visos de mafia.

 

Se trata de hacerlo renunciar para suplirlo por su sobrino Emanuel Maltos Sifuentes.

 

El médico retoma su trabajo y empieza a sentir inclusive agresiones laborales como un reporte ante el sindicato que ya para entonces había acumulado más quejas contra la directora y subdirectora que manipulan la bolsa de trabajo para favorecer a familiares.

 

El nefrólogo renuncia pero se entera que abren la bolsa de trabajo para suplirlo. El primer lugar le correspondía al médico internista Julio Martínez con quien coincide en las horas siguientes y le comenta lo que sabe. La respuesta es que la plaza se la asignaron a la doctora Ana María Martínez, por relación de parentesco con “las dueñas del Issste”.

 

Sucede que para empezar hay incompatibilidad de horarios.  En el Issste el turno empieza a las dos de la tarde y ella sale a las 4 del seguro social, donde también trabaja.

 

Ante tanta negatividad de Luna y Sifuentes lo que a su favor tiene el Issste son las áreas de cardiología y hemodiálisis, pero no es mérito de ninguna de ellas.

 

Así los dejó el ex director Sebastián Zepeda, así es que ninguna de las dos puede colgarse medallas que no merecen, ni presumir lo que no han hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *