Banxico y la inflación histórica

27 noviembre 2021
Visto: 470 veces

 

Los bancos centrales juegan un papel fundamental en la vida económica de un país. Con perspectiva histórica, luego de la inflación sufrida por Alemania durante la República de Weimar, aquellas instituciones tienen como objetivo principal el control de la inflación, a través del alza o baja de las tasas de interés y de la impresión de papel moneda. A nivel internacional, el Banco Central Europeo, sito en la ciudad alemana de Frankfurt, y basado en las máximas abrazadas por el Bundesbank, regula la política monetaria de la zona euro.

México no es la excepción. El Banco de México tiene como propósito fundacional (entre otros) el control de la inflación, entendida ésta como el alza generalizada de precios; resultado del incremento de la demanda (léase, dinero en circulación) y del estancamiento de la producción, lo que conduce, a la luz de la ley de la oferta, al aumento generalizado de precios.

Banxico fue creado durante el gobierno del presidente Plutarco Elías Calles y obtuvo su autonomía constitucional durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. A partir de aquel momento, el Banco de México se ha consolidado como la institución más fuerte del Estado mexicano en términos de su solidez técnica, la formación de sus cuadros, la complejidad de su labor, su legitimidad pública y su independencia en relación con el poder presidencial.

El presidente AMLO decidió, sin explicación ofrecida ni al Senado ni al pueblo de México, retirar la nominación de Arturo Herrera como gobernador del Banco de México. Con ello, el presidente mexicano ha descartado de su administración a dos funcionarios competentes que inicialmente se sumaron a su gobierno: Carlos Urzúa, como secretario de Hacienda, y el propio Herrera, como sucesor de Urzúa y como potencial gobernador del Banco de México.

En su lugar, la nominación ha recaído sobre la ex subsecretaria Victoria Rodríguez Ceja, quien, a pesar de su paso por la Secretaría de Hacienda, no cuenta con las credenciales profesionales para ser la responsable de dirigir las labores de la Junta de Gobierno de Banxico y de velar por el profesionalismo y la conducción de los trabajos de los funcionarios de la institución. Rodríguez, en este tenor, no cuenta con experiencia en materia de política monetaria lo que levanta serios cuestionamientos en torno a su idoneidad como cabeza de Banxico.

Ello ha generado un gran escepticismo, y, en consecuencia, especulaciones e inestabilidad en torno a futuros consensos en el seno de la Junta de Gobierno; especialmente en medio de una inflación del 7 por ciento. Y aun más acuciante, como bien ha señalado el economista Luis de la Calle, ante el mantenimiento artificial de los precios de la gasolina y la electricidad.

En adición a ello, el escepticismo permea ante la incertidumbre provocada por el desconocimiento de las futuras decisiones de la Reserva Federal estadounidense, como resultado de la inyección económica promovida por el gobierno de Joe Biden.

En suma, la decisión de AMLO parece desafortunada. No ha ocurrido en buen momento y no ha hecho más que agravar la tensión económica y la incertidumbre ante una inflación histórica que amenaza nuestro país.

POR:José Miguel Calderón en Twitter: @JosMiguelCalde4 en SDP Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *