Populismo, freno a la democracia

12 enero 2015
Visto: 518 veces

En México pensar en democracia resulta sinónimo del populismo, la obtención de un voto va estrechamente ligada a la dádiva o la inclusión al programa de tal o cual beneficio; Los regímenes autoritarios, totalitarios o las dictaduras parten de ese principio para llegar o perpetuar en el poder abusando y aprovechando que la sociedad actual se mueve en base a intereses mediatos, sensibilidades y un cumulo de necesidades, los momentos electorales resultan propicios para comprar voluntades; a diferencia de antaño el autoritarismo violento es dejado de lado para ejercer un populismo sistemático en forma positiva; ¿Que sueñas? Que anhelas? y ¿Cuál es tu necesidad más inmediata? , convencer de que se vive en un problema y que ellos y solo ellos son los indicados y capaces de solucionarlo, además motivar al engaño asegurando que todas las acciones propias que pueden sentirse malas están hechas para poder alcanzar un bien.

Te suben los refrescos para que adelgaces pues tienen un gran apuro por tu salud además previamente te convencen de que la obesidad es un mal “terrible” peor incluso que la propia desnutrición.

Incrementan los impuestos, la gasolina y los energéticos asegurando que el país está estancado y que todos tus males económicos derivan de eso, “El único camino para el progreso y la modernidad depende de las reformas” tu éxito depende de que todo se venda y de que los precios suban” solo así obtendremos el progreso que es la principal llave a tu mejora.

Las creencias históricas de nuestro pueblo llevan a asumir que el castigo, la penitencia o el sufrimiento resultan el camino más próximo al cielo, basta entrar a una iglesia y observar las imágenes que llenan el recinto: Sangre, lagrimas, dolor, sufrimiento o angustia es lo que los rostros de esculturas o pinturas nos reflejan, México piensa que sin sufrimiento no existe la gloria, hemos vivido siglos soportando y muriendo en la esperanza, sin embargo no todo es tan duro, recordemos que dios aprieta pero no ahorca y ese justo momento en todo parece perdido resulta la hora oportuna para los supuestos benefactores del pueblo, el momento de la despensa o de los 500 pesos, una esperanza o tente en pie ante tanto sacrificio que algún día será recompensado, el momento oportuno de hacerte beneficiario de algún programa que puede ayudarte a sobrevivir; como caído del cielo cuando todo aparentaba estar perdido llega a tu puerta el candidato en turno, cuando nadie aparece acordarse de ti ni interesarse de tus necesidades alguien te llama, te sonríe y te abraza seguro de saber a quién culpar de tu miseria y con todas las soluciones envueltas en promesas; No te pide el alma, ni tampoco el cuerpo pues sus intenciones son supuestamente honestas y además comparte y conoce tus carencias, lo único que pide es tu voto, algo simple levantarte temprano llevar a tu familia, amigos y conocidos a votar y solicitarte que aproveches la salida para deleitarte con un rico menudo o una suculenta barbacoa en la casa amiga, ofreciendo además un apoyo económico que él y su partido te entregaran en agradecimiento a tu esfuerzo; A fin de evitar errores días antes de la elección la jefa de cuadra lleva a tu casa una copia fiel de lo que será tú Boleta y te indicara donde debes poner una cruz.

La necesidad de que comerán mañana queda resulta, la esperanza renace, la necesidad de sentirte incluido en algo fue solventada, qué más da que sea lo que haga un diputado o en que me ayude o perjudique su función.

En México elegir depende de lo que den, tu capacidad de elegir no está sujeta al razonamiento, a mayor necesidad y más ignorancia todo se vuelve mayormente vulnerable, una mayoría en desventaja se convierte en el mejor aliado de los opresores, los malos gobernantes necesitan del hambre y la miseria al igual que ocupan de la ignorancia, alimentar el populismo y orillar a requerir del paternalismo se convierte en la mejor estrategia.

En Nuestro país y en nuestro Estado el populismo adultera los principios de la democracia, la necesidad de crear y lanzar figuras que mantengan un vínculo directo y permanente con las masas resulta evidente, aquel partido que construya supuestos líderes sociales con imagen providencial y benefactora es el mismo que con más prostituye con populismo la democracia.

Escrito por: Atila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *