Derrick Rose vuelve a caer

25 febrero 2015
Visto: 634 veces

1424856414_806961_1424857004_noticia_normal

Derrick Rose volvió a caer. El base de los Chicago Bulls, de 26 años, volvió a lesionarse de gravedad por tercera vez desde abril de 2012 con las rodillas como epicentro de su tortura. Ante los Bucks sufrió un desgarro en el menisco de la rodilla que, a la espera del pronóstico definitivo de recuperación, le puede apartar de las pistas para lo que resta de temporada. Una baja crucial para las aspiraciones del equipo de Pau Gasol y Nikola Mirotic. Un drama para Rose.

El calvario de Rose comenzó durante en los playoffs de 2012. En el tramo final del primer partido de la eliminatoria que enfrentaba a los Bulls con los Sixers, el base de Chicago penetró en la zona rival, realizó una finta y saltó antes de pasar el balón. Fue en ese momento cuando se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Fue el palo definitivo a una temporada llena de problemas. El número uno del draft de 2008, MVP en 2011 y tres veces all star había superado ese curso diversas dolencias que le habían obligado a perderse 27 partidos en la fase regular del campeonato. El base apenas pudo encadenar dos partidos seguidos por culpa de un esguince en un dedo, numerosos problemas en la espalda, lesiones en un pie y también en la ingle.

Aquella primera lesión de rodilla le hizo perderse los Juegos Olímpicos de Londres y la temporada 2012-2013 al completo. Reapareció el pasado curso y, tras jugar sólo 10 partidos entre el 29 de octubre y el 22 de noviembre de 2013, se lesionó la otra rodilla, la derecha, perdiéndose el resto de campaña 2013-2014. Un desgarro en el menisco frenó en seco su reaparición enviándole del parquet al quirófano.

Con sólo 49 partidos disputados en tres años, se fijó el Mundial de España como meta y punto de partida. “El Mundial es una prueba para mí. Es una forma de prepararme para la NBA. Confío mucho en mí. He trabajado muy duro para este momento y este es el resultado. Me he preparado para tener ritmo, rebotear y tirar. Estoy en forma. Ahora sé controlar mi cuerpo mejor, usar mi velocidad, ser inteligente corriendo en lugar de tan salvaje. Soy agresivo, pero tengo más control sobre el juego”, contaba durante la preparación para la cita mundialista, confiado en haber dejado atrás su tormento.

Tras proclamarse campeón del mundo afrontaba la que tenía que ser la temporada que certificara su completa restauración. Los Bulls de Pau Gasol cifraban sus esperanzas competitivas en la evolución de su base. “Rose es fundamental para nuestro funcionamiento. Pero aún tiene esa nube de la prensa que está muy pendiente de su salud, de si juega bien o no, de si recae o no… Cuando vaya acumulando partidos estará más tranquilo. Tiene una gran calidad y si está bien somos candidatos a todo”, explicaba hace dos meses Pau sobre el base de Illinois. No ha dado tiempo a que acumulara muchos partidos. Había disputado 19 partidos seguidos y 30 de los últimos 31. En 31 minutos de juego promediaba 18,4 puntos y cinco asistencias; los Bulls marchaban terceros en la Conferencia Este con un balance de 36-21. La resonancia magnética reveló otro desgarro en el menisco de la rodilla derecha que le devuelve a la tortura de operaciones y rehabilitación. El resultado de la intervención determinará el periodo de baja aunque los primeros pronósticos anuncian que se perderá lo que resta de temporada.

Nada más conocerse la confirmación de la lesión de Rose, las reacciones de la liga no se hicieron esperar y tanto jugadores como entrenadores le han enviado su apoyo y mensajes de «ánimo» y «fuerza» a través de sus redes sociales. La estrella de los Cavaliers, el alero LeBron James, rival directo de los Bulls en la lucha por el título de la División Central, fue el primero en mandarle un mensaje en el que mostró su tristeza por la nueva lesión que ha sufrido pero agregó que está seguro de su recuperación completa y de volver mejor jugador que nunca.

El País 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *