La paz de Garbiñe

20 enero 2015
Visto: 641 veces

1421763132_009407_1421763416_noticia_normal

El 31 de diciembre de 2014, Garbiñe Muguruza escuchó un chasquido parecido al que produce la cuerda de una guitarra al reventar. Temió que los ligamentos de su tobillo izquierdo hubieran saltado por los aires. A los 21 años, la número 24 pensó que la temporada en la que intentará convertirse en la primera tenista española en el top-10 desde Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez estaba en peligro. Que tendría que esperar para crecer sobre las bases que le han servido para derrotar desde que es profesional a seis integrantes de ese club de elite, entre ellas a las dos mejores del planeta en 2014 (Serena Williams y Simona Halep). Ayer, sin embargo, Muguruza debutó en el Abierto de Australia ganando a la neozelandesa Erakovic por 7-5 y 6-0, el tercer set que suma sin ceder un juego en cuatro encuentros de 2015. Fue la constatación de lo que anuncia la gente del vestuario desde 2013: el presente puede o no estar a su alcance, pero el futuro debe ser suyo.

“Garbiñe no tiene límites. Tiene una mirada de número uno”, dice sobre la número 24 Xavi Budó, entrenador de Carla Suárez y fundador de Elitia junto a Alejo Mancisidor, el técnico de Muguruza. “Lo único que necesita Garbiñe es tiempo. Lo tiene todo para ser una de las referencias mundiales. Es capaz de todo en cualquier torneo y con un poco de tiempo conseguirá la regularidad gracias a la madurez que te va dando vivir en el circuito”, sigue Budó sobre la cuartofinalista de Roland Garros 2014. “Gana a tenistas del top-10 desde el inicio de su carrera porque es una jugadora sin límites. A ello hay que sumarle que tiene una mentalidad por la que los grandes retos y los grandes partidos le dan un plus de motivación. Está hecha para grandes escenarios. Si a ello le unes su envergadura y patrón de juego agresivo, junto a una personalidad valiente y ganadora…”.

Me he quitado un peso de encima
Muguruza, tras optar por jugar con España y no con Venezuela
Muguruza, que perdía 1-4 en la primera manga y cedió en la primera ronda de los dos torneos grandes anteriores, carece todavía de la regularidad que exigen los títulos más importantes. Los técnicos, sin embargo, observan que su estatura (1,82m), envergadura y mentalidad le colocan en la posición de trabajar para lograrlos. De las cuatro tenistas que tumbaron a Serena Williams con la edad que lo hizo ella (20 años), tres llegaron al número uno y la cuarta aún tiene solo 21 años (Sloane Stephens). Su día a día de la pretemporada invernal estuvo dedicado a acortar la distancia entre la promesa y la realidad.

Resultados destacados

Primera ronda. Hombres. N. Djokovic-A. Bedene, 6-3, 6-2 y 6-4. F. López-D. Kudla, 3-6, 6-2, 4-6, 6-2 y 10-8 (salvó tres puntos de partido). R. Bautista-D. Thiem, 4-6, 6-2, 6-3 y 7-6. F. Verdasco-J. Ward, 2-6, 6-0, 7-6 y 6-3. D. Ferrer-T. Bellucci, 6-7, 6-2, 6-0 y 6-3. Mujeres. S. Williams-A. Van Uytvanck, 6-0 y 6-4. V. Williams-T. Torró, 6-2 y 6-2.
“Se centró en que el saque se convirtiera en un arma para mandar más en esos juegos”, cuentan fuentes de su equipo. “Trabajó mucho en los golpes paralelos, en ir hacia adelante y en jugar más con ángulos cruzados, con más mano [más toque y menos potencia]”, cerraron sobre la jugadora, que a finales de 2014 tomó la decisión de representar a España (el país de su padre) en lugar de a Venezuela (el de su madre).

“Ahora me siento más tranquila”, resumió Muguruza en Melbourne. “Tenía muchas ganas de anunciarlo porque veía que cada vez la bola se hacía más grande. Me he quitado un peso de encima, una mochila”.

Cargando todavía con el peso de la inactividad, Rafael Nadal se medirá hoy (09.00, Eurosport) al estadounidense Tim Smyczek, el número 122. La victoria le llevaría a tercera ronda. Allí podría esperarle el checo Lukas Rosol, su pesadilla de Wimbledon 2012, que se mide al israelí Dudi Sela.

El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *