Les quitan el frío y también el hambre

10 enero 2015
Visto: 265 veces

61alesdadecomerOriginaria de Guerrero, no habla español, Flavia llegó con sus cuatro hijos a esta frontera y se dedica a la venta de chicles, ahora reciben ayuda en albergue

Las bajas temperaturas obligaron a familia originaria de Guerrero, a resguardarse en la Casa del Indigente, activado como refugio por las autoridades.

La familia compuesta por dos niñas, un menor de cinco años y un bebé de un año, acudieron al albergue acompañados de su madre Flavia, originaria de dicho Estado.
La madre no habla español, por lo que una de las niñas de escasos 11 años de edad, comentó que llegaron de Baja California hace alrededor de cinco meses para vender chicles en las avenidas de la ciudad.
Al trabajar en las calles, las bajas temperaturas los obligaron a buscar un lugar donde pasar el resto del día, así como para dormir.
La familia vive en una casa de renta, pero no tiene lo necesario para sobrellevar las bajas temperaturas que arribaron a la región, por lo que llegaron al albergue.
En el refugio se les otorgó comida caliente, café, galletas y además un lugar donde dormir mientras pasa la onda gélida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *