Los contagios no dejan de crecer y hunden a Ciudad de México en su peor momento

12 enero 2021
Visto: 320 veces

 

La alarma aumenta en Ciudad de México por la emergencia por la covid-19. Cuatro días han bastado para que la situación de la ocupación hospitalaria vuelva a ser crítica tras un breve periodo de ingresos estables. La capital del país pasó de tener 9.212 personas enfermas en hospitales el viernes a 9.479 para el arranque de esta semana y llega así al 90% de saturación. “Lo asociamos al regreso de las vacaciones y algunas fiestas que pudieron haberse celebrado durante el 24 y el 31″, ha informado este lunes Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno. La alcaldesa ha dicho que varios hospitales siguen ampliando su capacidad para evitar el colapso en lo que las autoridades ya han llamado el peor pico de la pandemia. Este sigue aumentado, ha añadido Sheinbaum.

La situación en la capital encara un complejo arranque de año. La saturación hospitalaria vive las consecuencias de la temporada vacacional y de fiestas de fin de 2020. La Ciudad de México tiene 32.396 personas ingresadas en los hospitales y suma 23.396 fallecimientos. Este escenario será afectado por la deteriorada condición de la economía provocada por el cierre de negocios y la baja en la movilidad que dicta el semáforo rojo. Todo esto representará un nuevo reto para la emergencia. Parte del gremio de la restauración amenazó a las autoridades con abrir las puertas de sus negocios desde este lunes. Esto con el argumento de que las restricciones adoptadas hace dos semanas por el Gobierno local para reducir el número de contagios ha afectado gravemente la viabilidad de miles de restaurantes y bares del Valle de México. Los empresarios se han agrupado bajo un lema que resume las dos opciones a las que se dicen orillados: “Abrir o Morir”.

Algunas cadenas y restaurantes han materializado la amenaza y han comenzado sentar comensales este lunes en medio de los peores días de la pandemia en el centro de México. “Más de 500 restaurantes de la CDMX abriremos a partir de hoy porque no resistimos más”, dijo uno de los socios de la cadena Fisher’s al periodista Ciro Gómez Leyva. El empresario dijo que la otra opción para sobrevivir es “despedir meseros y cocineros”. Los afectados afirman que la pandemia ha obligado a cerrar las puertas a 7.500 restaurantes en la capital, afirmó en octubre la cámara nacional de la industria. La situación amenaza el empleo de 300.000 personas del sector.

La jefa de Gobierno ha recordado este lunes que aquellos restaurantes que abran sus puertas para sentar clientes en sus mesas en medio del semáforo rojo serán castigados. “En primer lugar habrá apercibimientos y si continúa este comportamiento habrá sanciones correspondientes, suspensión de actividades o multas”, ha dicho Sheinbaum este mediodía. La Administración capitalina, en manos de Morena, señala que los afectados del sector pueden beneficiarse de una ayuda única y en un solo pago de 2.200 pesos. El Gobierno local tiene comprometidos 220 millones de pesos para este programa, que pretende auxiliar a 100.000 personas. Por el momento, solo han sido beneficiados 11.500 personas.

 

Información de : El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *