DOMINGO DE LEYENDA: EL CASINO DEL DIABLO (Hermosillo , Sonora)

10 enero 2021
Visto: 317 veces

 

 

El club de golf, Country Club, fue construido en 1945 como parte del proyecto urbanístico de la colonia Pitic en las afueras de la entonces ciudad de Hermosillo.

Al centro del mismo se le construyó una casa club con restaurante, salas, bar y un casino social, que era el sitio preferido de los jóvenes, pues allí se hacían bailes donde los muchachos podían encontrar a la mujer de sus sueños y las muchachas conseguir al amor de su vida para casarse.

Todos los jóvenes estaban muy entusiasmados por asistir, sobre todos las muchachas quienes se arreglaban de una forma muy especial. Duraban días buscando el mejor vestido, horas haciendo su peinado y sus mejores zapatos para bailar toda la noche con algún muchacho.

Un 31 de diciembre de 1950, se iba a dar un gran baile de fin de año, tocaría una de las mejores orquestas de la época, así que todas las muchachas no hallaban la hora para tener el vestido para la fiesta.

Ese día una joven de 16 años llamada Linda, tenía muchas ganas de ir a ese baile, tanto que duró días buscando el mejor vestido y tardó varias horas en arreglarse para convertirse en la joven más bonita del lugar.

Cuando ya estaba lista, fue a avisarle a su mamá, quien estaba en cama, enferma de unos dolores.

—Mamá —le dijo— me voy al baile.

—¡No mi hijita! ¿Cuándo me pediste permiso?

—Pero mamá…

—¡Nada! No te dejo ir porque me siento muy mal de verdad. Además hoy es noche de Año Nuevo y tienes que pasarla con tu familia.

Linda se había molestado mucho porque no podría ir al baile, se fue a su cuarto y duró unas horas encerrada hasta que no aguantó más.

Pero en ese momento pudo más la fiesta que los regaños de la mamá, así que Linda decidió escaparse por la ventana de su cuarto, para esto ya tenía a sus amigos fuera de su casa. La estaban esperando para irse.

—¡Al fin que no necesito de su consentimiento para divertirme! —se dijo.

Cuando la muchacha y sus amigos llegaron al casino, todos voltearon a verla, era la joven más hermosa de la noche. Le llovieron proposiciones para bailar, pero Linda no aceptó.

Linda se convirtió en la joven más bonita de toda la noche, tenía varias propuestas para bailar pero ella no las aceptaba ya que estaba esperando al hombre más guapo, caballeroso, y con un gran aroma.

De pronto entre la multitud salió un guapo muchacho de cabello negro, ojos enormes, vestido elegantemente, nadie conocía al joven apuesto, todos se preguntaban quién era. El joven invitó a bailar a Linda, ella aceptó rápidamente y dijo que era a quien ella estaba esperando. Se fueron al centro de la pista para bailar toda la noche.

A la media noche mientras bailaban Linda sentía mucho calor, sentía que algo la quemaba en su espalda, volteó a ver y miró una mancha en su vestido, así que decidió ir al baño a quitarse esa mancha pero al llegar y verse bien el vestido aquella mancha no era una mancha, tenía pintada la mano de aquel apuesto y caballeroso hombre estaba marcada en su vestido. Ella pensó que era una simple mancha de su mano, así volvió a la pista de baile y terminó de bailar con aquel hombre. Después hubo un fuerte olor a azufre, comenzó a aumentar la temperatura. Todas las personas que estaban presentes en el baile miraron hacia el centro de la pista.

Para encontrarse ante los ojos de todos una pata de gallo y otra de cabra que les salían al joven del pantalón. Linda se desmayó de la impresión. Comenzó a salir mucho humo y desapareció el joven.

Por todos lados empezó a surgir fuego y todos los presentes tuvieron que escapar del lugar como pudieron, y el casino quedó en llamas hasta que sólo quedaron las paredes. No se supo qué pasó con Linda, mucho menos quién era ese misterioso hombre, muchos dicen que fue internada tras una crisis nerviosa, otros que está con el demonio. Después de lo que sucedió ese día el casino cerró sus puertas ya no se volvió a realizar ningún evento.

Del guapo extraño no se volvió a saber y de Linda, unos dicen que murió, otros que anda perdida por algún lugar, pero la mayoría asegura que está con el diablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *