Top Ten 2020 Por: Enrique Martínez y Morales

29 diciembre 2020
Visto: 391 veces

Estos son tiempos de reflexión y de convivencia en familia, pero también deben ser de descanso y de nutrición intelectual.

Por eso, y como cada fin de año, les compartiré los diez textos que más disfruté durante el 2020.

Comenzaré con Nobel Mario Vargas Llosa, quien cumplió con mis expectativas de aportación cultural e histórica con La Fiesta del chivo y Tiempos recios.

El primero trata sobre el asesinato del dictador Rafael Trujillo en República Dominicana y el segundo, sobre el golpe de estado que apuntalaron la CIA y Castillo Armas en Guatemala.

Largo pétalo de mar de Isabel Allende evoca el recuerdo de la crudeza de la Guerra Civil española, así como el peregrinaje de un grupo de exiliados que cruzan los Pirineos para embarcarse en un buque hacia Chile.

Arturo Pérez-Reverte, en Hombres buenos, nos cuenta las andanzas de ciertos personajes comisionados por la Real Academia Española en el siglo XIX para ir a Paris a adquirir la recién publicada Enciclopedia.

Una empresa peligrosa y arriesgada dada la prohibición que sobre esos textos hizo la Iglesia. La prosa es pródiga en diálogos y descripciones.

Mata Hari, aquella legendaria bailarina exótica holandesa que jugó un rol decisivo en la Primera Guerra Mundial, es el personaje central en La espía, de Paulo Coelho. Por supuesto que, fiel a su estilo, el autor le da un giro espiritual a la vida de la cortesana.

Dos clásicos, en apariencia infantiles, son dignos de una lectura en la madurez de la vida.

La isla misteriosa, de Julio Verne; y El mago de Oz, de Lyman Frank Baum, son dos novelas de aventura con grandes mensajes. Nos hacen reflexionar sobre la grandeza de la mente humana, su capacidad inventiva y de adaptación en situaciones extraordinarias.

Otro clásico de la literatura, Madame Bovary de Gustavo Flaubert, nos remonta a la vida europea de principios del siglo XIX. Es un texto atrevido, promotor del liberalismo femenino.

La lavandera, de Pepe Monteserín, recrea la vida de Soledad, aquella olvidada mujer que lavaba la ropa del poeta saltillense Manuel Acuña. Su carencia de rigor histórico es compensada con creces con lo afortunado de su narrativa.

En estos tiempos es recomendable volver a leer a El hombre en busca de sentido, del sobreviviente a un campo de concentración Nazi, Víctor Frankl. Nos dará fortaleza y esperanza.

Ante la imposibilidad para viajar, la mejor manera de recorrer el mundo y la historia es a través de un buen libro. ¡Así que todos a leer!

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *