Buen Fin 2020 más allá de las compras: los consejos clave que no están enfocados ni en ofertas ni en el consumo

16 noviembre 2020
Visto: 358 veces

 

Este 2020 ha sido un año radicalmente diferente al de prácticamente todos en el último siglo. La llegada de la pandemia de COVID-19 trastocó prácticamente al mundo entero y la forma en que nos relacionamos, vivimos y también, definitivamente, en que consumimos.

A la emergencia sanitaria y sus derivados (la parálisis internacional debida a las medidas de confinamiento como más destacada) le siguió, como consecuencia, una crisis económica que ha afectado de formas muy diferentes a las personas de distintas regiones, países e incluso de la misma comunidad.

Algunos negocios encontraron el despegue definitivo en las condiciones que impuso el nuevo coronavirus. Sin embargo, otras más tradicionales, enfrentan como pueden el duro golpe que significa una pandemia, sobre todo rumbo a una época del año relacionada con la cercanía social y con el consumo elevado de productos y servicios.

En ese contexto, la llegada del Buen Fin es una oportunidad para las personas de realizar compras y retomar cierta normalidad, siempre con las medidas sanitarias presentes. Esta estrategia es impulsada por el gobierno y coordinada con el sector privado para llevar a cabo un fin de semana largo (este año fueron dos semanas debido al COVID-19) con descuentos y ofertas para impulsar la economía cada año a finales de noviembre.

Sin embargo, las personas son “mucho más que entes consumistas que sólo gastan por un placer de corto plazo”, expresó a Infobae México Adrián Fernández de Mendoza, director general de Creditea México, compañía especializada en créditos en línea.

El directivo aseguró que es un gran momento para reinventarse, desde el punto de vista financiero, como personas y como familias, y sobre todo para reflexionar sobre ello justo en días en que la Ciudad de México podría regresar a semáforo epidemiológico rojo debido al alto número de hospitalizaciones y contagios de COVID-19.

De acuerdo con Creditea, “es una batalla perdida en muchos de los casos pedirle a la gente que se abstenga de hacer compras durante este periodo”, por lo que, más que consejos para aprovechar la temporada de ofertas, podría ser más útil plantear otra manera de mirar al Buen Fin.

Fernández de Mendoza ofrece por lo tanto dos consejos. El primero: “Lo que vayas a gastar, en la misma proporción lo ahorrarás o harás un pre-pago”. Es decir, es una oportunidad para “ser estricto» en las finanzas personales y, por cada peso que se utilice en alguna compra se abone la misma cantidad a una deuda o directamente al ahorro de cada persona.

“El gozo de un bien material recién adquirido a un excelente precio será efímero y tenderá a desaparecer”, advirtió el directivo. Pero “pre-pagar total o parcialmente una deuda deja un beneficio duradero para las finanzas personales o perfil crediticio”, completó.

Esa tarjeta que finalmente liquidaste y cerraste o esos 5,000 o 10,000 pesos que ahorraste en una cuenta bancaria, te darán un inicio de prosperidad futura que agradecerás en el futuro

Para Fernández de Mendoza, su trabajo está enfocado en “proteger las finanzas personales de los mexicanos”, por lo que el segundo consejo es que las personas “materialicen lo que aprendieron en 2020 para un mejor 2021”.

“Este año nos enseñó una cosa o dos en varios sentidos y darnos cuenta de nuestra realidad financiera fue uno de ellos”, remarcó el directivo, que recordó que muchas personas perdieron su empleo en la pandemia, o aprendieron a sobrellevar la situación con ingresos menores a los esperados.

“Este año no gastaste tanto en vacaciones, salir a comer o en compras de impulso de fin de semana y sigues aquí, habiéndote reinventado como persona, profesional, estudiante, madre o padre, amiga o amigo, hermano o hermana: aprendiste que tu felicidad no depende de esos gastos”, ahondó.

Por ello, y por las dificultades mencionadas, el 2020 sirvió también para que las personas “se den cuenta de que sí se puede». “Cuántos aprendizajes valiosos en 2020 que deberíamos llevar a 2021 y más allá. Que esos aprendizajes no se descarrilen por 12 días de ‘irresistibles’ ofertas”, destacó.

El Buen Fin 2020, debido a la contingencia sanitaria, se extendió a dos semanas completas, a diferencia de un fin de semana largo como en años anteriores. El Buen Fin se realiza por lo tanto desde el 9 de noviembre hasta el 20 del mismo mes.

“Este año nos ha puesto a prueba y ahora es tiempo de crecer y evolucionar. Ojalá la gente no tenga sólo un Buen Fin, sino una mejor vida financiera con decisiones sabias sobre sus finanzas personales”, finalizó Fernández de Mendoza.

Información de: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *