Martillo demoledor o rotomartillo, ¿cuál es la diferencia?

7 septiembre 2020
Visto: 192 veces

 

Te decimos cuáles son las principales diferencias entre estas dos herramientas de demolición…

En pocas palabras, demolición es lo contrario a construcción. Se trata de la actividad de destruir edificios u otras estructuras, como losas, pisos y paredes. Y aunque suene paradójico, en ocasiones es necesario demoler para poder construir. Es por este motivo que en obras negras escuchamos mucho el sonido del martillo demoledor… ¿O es el rotomartillo? Aquí te explicamos cuáles son sus diferencias:

¿En qué se diferencian el martillo demoledor y el rotomartillo?

Un martillo demoledor es un derivado no rotativo del rotomartillo. En pocas palabras, el primero no cuenta con la función rotativa, mientras que el segundo, como su nombre lo indica, sí. Digamos que el rotomartillo cuenta con varios modos de perforación o demolición de materiales, y en el caso del martillo demoledor, este únicamente cuenta con un modus operandi para romper estructuras.

Por estas características tan únicas de cada herramienta es que se usan para diferentes ocasiones. Por ejemplo, el martillo demoledor es más común que se use para el cincelado.

En cuanto al rotomartillo, por contar con distintos modos de perforación, se puede taladrar con o sin percusión, o para cincelar (es decir, sin rotación como el martillo demoledor).

¿Cuál es mejor? 

Se puede decir que el rotomartillo es más versátil en cuanto a funcionalidad, no obstante, el martillo demoledor tiene mayor capacidad de golpe, un 35% más de potencia contra el rotomartillo para ser exactos. Por eso son geniales para demoler cemento, arcilla, piedra y mampostería. Y si se adquieren los accesorios adecuados, también se pueden usar para excavar e incluso compactar.

La realidad es que ninguno es mejor que otro, ya que depende de la función que se les dé. Como se mencionó anteriormente, cada uno cuenta con capacidades que los hacen ideales para ciertos tipos de trabajos en una construcción o demolición.

¿Qué tipo hay que adquirir?

Tanto en los martillos demoledores como en los rotomartillos existen opciones de combustible y eléctricas. Sin duda, hoy en día la mejor alternativa es la eléctrica. Una ventaja de los martillos es que marcas como Hilti cuentan con demoledores de baja vibración, lo cual hace más sencilla la manipulación por parte de los trabajadores.

Si necesitas una máquina para demoler, primero pregúntate qué necesitas exactamente. De la tarea específica dependerá tu decisión. Una vez que sepas qué clase de equipo requieres, lo mejor será que lo arriendes y no lo compres. Así solo pagas por el tiempo que lo utilices, y no te preocupas por temas de mantenimiento o almacenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *