AVISO DE CURVA Rubén Olvera Marines

28 agosto 2020
Visto: 462 veces

 

 

Gobierno y opositores, salgan de su caverna

Si las puertas de la percepción se depurasen,
todo aparecería a los hombres como realmente es: infinito.
Pues el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta ver
todas las cosas a través de las estrechas rendijas de su caverna.

William Blake

Es inconcebible que en medio de la más profunda crisis económica que se recuerde, y justo en la cresta de una pandemia sin paralelo en la historia, nuestros políticos, todos, echen mano de sus más sofisticadas habilidades para desperdiciar el tiempo en promover el conflicto en lugar de sentarse en la misma mesa y resolver juntos los grandes retos de salud, economía y seguridad que enfrenta México.

¿Serán capaces los partidos políticos y el gobierno en desprenderse de esas primitivas “artes” políticas y de sus frívolas vanidades que les impiden advertir más allá de las “estrechas rendijas de su caverna”?

Quiero creer. Sin embargo, sus acciones y videos los delatan descaradamente.

¿Crees en verdad que sea el momento de organizar una consulta nacional para enjuiciar a los ex presidentes?  O, ¿estás de acuerdo en que la oposición insista en contabilizar los muertos de la pandemia para medir el éxito o fracaso del actual gobierno?

Las crisis no se resuelven llevando la frustración al circo para animarla con los monos, ni tampoco sacando a los muertos de sus tumbas para asustar a su verdugo. Los desafíos actuales, en cambio, obligan a regresar a lo más simple y básico de la política: diálogo y acuerdo.

¿No piensas que sería más interesante y trascendente para el país realizar una consulta con el propósito de saber si la población está de acuerdo en que el Presidente convoque a un gran diálogo nacional en donde se escuche a las voces opositoras y se construyan acuerdos o, si por el contrario, los electores consideran que es menester de la nueva forma de gobernar mantener el disenso y salir de la crisis a golpe de una sola voz que por las mañanas hace verdad algo que antes era susceptible de consenso?

Sería también más útil para el país si los partidos de oposición se fijaran más en los vivos y se concentraran en buscar las formas para mantenerlos así. Tendrían entonces los opositores la obligación de asumir la responsabilidad de objetivar esa incisiva crítica y transformarla en ideas creativas, útiles y viables para superar la crisis y dar un impulso a las acciones y transformaciones que la nación necesita en los años por venir.

Parece, sin embargo, que el magnetismo de las elecciones de 2021 ha provocado que la brújula de nuestros políticos, de los unos y de los otros, se averíe.

Ese efecto de politizar todo en términos electorales o personales se le suele llamar `politiquería´.

La política, en este caso, adquiere un sentido irremediablemente dañino. Se le concibe, por lo tanto, a razón de un instrumento meramente egoísta despojado de cualquier matiz ético que permita asegurar la estabilidad y alcanzar los intereses nacionales.

No es fácil para los políticos anclados en la inmediatez electoral darse cuenta que en momentos de crisis la `politiquería´ los daña a ellos y nos perjudica a todos. Ese modelo confrontacionista y polarizador, que lamentablemente se ha recrudecido en toda América, desde los Estados Unidos hasta Brasil y Argentina, no hace más que promover un círculo vicioso y un curioso retroceso a los tiempos más vetustos de la política en México.

Abolir las posibilidades de transitar por la vía del diálogo y del acuerdo guarda una profunda correlación con los escenarios más catastróficos trazados por los especialistas, en donde, por ejemplo, la recuperación económica no sucederá hasta el 2025; la violencia crecerá a consecuencia de una mayor pobreza y desigualdad; y la cresta de la pandemia seguirá tan alta como el día de ayer o como en el mes pasado.

¿Podrán entonces los políticos salir de la caverna en la que se encuentran o, por el contrario, seguirán escarbando hasta quedar sepultados por el conflicto y la confrontación?

Tal vez desentone con el pesimismo que pesa sobre la mayoría, pero mi respuesta es que sí. Siempre y cuando, por supuesto, se comience por retirar los clavos en los que se han convertido los constantes ataques que se lanzan los grupos antagónicos, gobierno y opositores, ejemplificados en los recientes videos difundidos en donde integrantes de ambos bandos reciben dinero en efectivo.

Confió pues que esta generación de políticos tendrá la capacidad de aclarar su percepción egoísta y electorera, y que la crisis les dará el valor para que intenten escapar de su propia caverna.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *