Quiebra de Banco Famsa y una debilitada CNBV: señales del peligro que corre el sistema bancario

20 agosto 2020
Visto: 389 veces

El colapso de Banco Famsa está generando preocupación por los riesgos para el sistema bancario justo cuando el país se hunde en su recesión más profunda en casi un siglo bajo la vigilancia de un regulador financiero que ha sido debilitado por la austeridad.

Banco Famsa necesitará un rescate de casi mil millones de dólares para compensar a los ahorradores. Su quiebra está alimentando las preocupaciones de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) podría pasar por alto las señales de advertencia en otras instituciones bancarias, después de una ola de renuncias luego de la campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador para reducir costos y ser un Gobierno más austero.

La amenaza para los bancos ha crecido en medio de la recesión impulsada por la pandemia en México, y con esto también el aumento inminente ampliamente predicho de incumplimientos de préstamos y pagos atrasados. Pero la CNBV parece estar retrocediendo. El año pasado, el número de sanciones a instituciones financieras se redujo a la mitad desde 2018, según datos compilados por Bloomberg.

Esa es una señal que apunta a una supervisión más débil del sector justo cuando más lo necesita, según Carlos Ramírez, quien dirigió el regulador de pensiones del país durante la administración anterior y formó parte del directorio de la CNBV.

“Corren un gran riesgo”, dijo en una entrevista Ramírez, quien ahora trabaja como consultor de riesgo político en la Ciudad de México. “El debilitamiento de la institución podría conducir a un problema más profundo”.

Media docena de exreguladores, que pidieron no ser identificados cuando critiquen al Gobierno, dijeron que la CNBV había perdido gran parte de su equipo central de tecnócratas de alto nivel desde fines de 2018 y los reemplazó con contrataciones de menor experiencia.

La CNBV confirmó que había visto la rotación de aproximadamente una quinta parte de sus trabajadores desde el inicio del año pasado, pero dijo que no ha habido un impacto significativo en sus operaciones y que la reducción de las sanciones en 2019 se debió a problemas técnicos que también habían reducido las sanciones en 2018. Dijo que los puestos de alto nivel habían sido ocupados por candidatos distinguidos.

Ese éxodo de trabajadores se produjo después de que López Obrador asumiera el cargo a fines de 2018. Como parte de los esfuerzos para combatir el despilfarro y la corrupción, estableció límites salariales en todas las áreas del Gobierno y luego firmó una prohibición de 10 años a los reguladores para que no trabajaran en el sector que supervisaban.

Nadie predice que la pérdida de trabajadores experimentados en la CNBV conducirá a algo parecido a la Crisis del Tequila de mediados de la década de 1990, cuando una crisis monetaria provocó una serie de quiebras bancarias y rescates gubernamentales. Y de hecho, los prestamistas más grandes de México se encuentran entre los mejor capitalizados de América Latina.

Pero la ahora debilitada CNBV puede tardar en detectar fraudes en el sistema, controlar los riesgos de lavado de dinero o descubrir si los bancos están ocultando pérdidas antes de que sea demasiado tarde, dicen los críticos.

“La CNBV perdió mucho talento y capacidad de supervisión”, dijo Enrique Díaz-Infante, analista del sector financiero del centro de estudios del Centro de Estudios Espinosa Yglesias en la Ciudad de México. «Probablemente terminemos con algunos bancos en problemas que la autoridad no tiene la capacidad de detectar a tiempo».

Antes de que los reguladores lo cerraran en junio, el negocio principal de Banco Famsa era ofrecer préstamos a los clientes para comprar muebles y electrodomésticos de su matriz, el minorista Grupo Famsa. Después de iniciar una investigación a principios del año pasado, la CNBV dijo que encontró préstamos de partes relacionadas desde 2016 que estaban por encima de los límites legales establecidos por los reguladores. La empresa no abordó adecuadamente el problema, dejando su capital peligrosamente bajo incluso antes de que la pandemia se apoderara, dijo el 30 de junio a periodistas Juan Pablo Graf, quien asumió en marzo como director de la CNBV.

Nadie ha sido acusado de irregularidades. Graf dijo que las investigaciones continúan.

Los funcionarios de Famsa, que han presentado procedimientos de insolvencia en México, no respondieron llamadas telefónicas ni respondieron solicitudes de comentarios enviadas por correo electrónico.

Rescatar a los cuentahabientes de Famsa costará al menos 21 mil millones de pesos (950 millones de dólares), o más de un tercio de las reservas de la agencia de seguros de depósitos bancarios.

Sus arcas agotadas son preocupantes en medio de un aumento esperado en las bancarrotas comerciales y personales derivadas de lo que los economistas pronostican será la crisis económica más profunda de México desde la Gran Depresión, agravada por la negativa de López Obrador a brindar un apoyo importante a las empresas o los desempleados.

“El Gobierno no ha estado dispuesto a aportar ayudas fiscales por un monto significativo, por lo que se espera que la recesión económica sea más pronunciada y muchas empresas podrían quebrar”, dijo Arturo Langa, analista bancario de Itaú BBA.

Hasta ahora, el apoyo del Gobierno a los bancos se ha presentado en forma de reglas contables más flexibles que permiten a los auditores evitar clasificar los pagos de préstamos diferidos hasta por seis meses como morosos. Eso significa que los datos oficiales del Gobierno sobre préstamos incobrables aún no reflejan la realidad. No quedará claro hasta finales de año qué prestamistas están sufriendo más.

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, dijo en una entrevista con El Financiero esta semana que los bancos ingresaron a la crisis con sólidos niveles de capital y liquidez, pero advirtió que deben asegurarse de tener suficiente reserva a mano para protegerse contra un mayor incumplimiento de tarifas una vez que finalicen los aplazamientos de pago.

Si bien los principales bancos mexicanos son lo suficientemente fuertes para capear la tormenta que se avecina, los prestamistas más pequeños y las uniones de crédito podrían ser vulnerables, dijo Gilberto García, quien cubre la industria de Barclays.

“Todo depende del tipo de recesión que enfrentemos”, comentó García. «Los más débiles lo pasarán muy mal».

Información de: El Financiero 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *