Poli-Cosas

28 julio 2020
Visto: 414 veces

Las imágenes exclusivas publicadas en ajuaa.com respecto a los problemas que las lluvias provocaron en la carretera 57 tramo los Chorros dan cuenta de lo delicado del problema, cientos de toneladas de piedra y tierra quedaron sobre lo que era la carretera, camiones permanecen parados en espera de poder circular pero la realidad es que los trabajos podrían durar semanas, anda una retro y 8 soldados, ¿se imaginan cuanto tardaran en remover todo ese material? el Gobierno de AMLO se gastó todo el dinero del fondo de desastres y tienen a México quebrado, eso de andar gastando en estadios de Béisbol y obras absurdas no deja nada bueno, la reparación tardará semanas y es ahí donde quisiera uno ver al super delegado o a los Senadores y Diputados de Morena gestionando o apoyando, es increíble que una arteria tan importante para el comercio de todo el país como lo es la carretera 57 no pueda ser atendida adecuadamente.

Por cierto fuera de los distractores y burradas de la mañanera lo cierto es que la economía continúa cayendo, los empleos se siguen perdiendo, las cosas aumentan a diario y esto no parece tener a corto plazo ningún remedio, urgen acciones concretas.

400 MIL Casos  de Covid 19 acumulados y 45 mil muertos, pero pese a lo trágico López Obrador prefiere seguir hablando del avión, bonito inútil que no se cansa de intentar distraer y simular ante una difícil realidad.

Delicada la situación de los arroyos localizados al Norte de Saltillo, casas a punto de venirse abajo por los deslaves, se suponía que dichos cauces de agua deberían haber sido atendidos en tiempos de Saracho, recordemos señalamientos de algunos desvíos de recursos que nunca fueron aclarados y ahora se sufren las consecuencias, recordemos que cuando un fraccionamiento es entregado por quien lo desarrolla la responsabilidad la asume el Municipio, en el caso en particular incluso CONAGUA debió haber impedido que se permitiera hacer lotes para venta tan próximos a los arroyos, en el caso particular de la calle Tezcatlipoca el fraccionado se pasó de vivo pues el acotamiento exigido fue justo donde pavimento para hacer calle y con ello ganar miles de metros para venta, lo correcto es que la calle estuviera después de dicha área de reserva y de ahí marcar la calle, en el caso se construyó calle sobre el área de veda y por eso el deslave está a punto de llegar a las casa, habrá que ver quien le responde a los propietarios por que ahora sus casas no valen nada.

Fuera de todo lo malo que trajeron las fuertes lluvias también existen cosas positivas, una de ellas es que en los campos quienes siembran de temporal y tuvieron fe echando alguna semilla hace semanas seguro lograran cosechas, eso genera recursos y ayuda en mucho a las personas que viven en áreas rurales.

A mí mis timbres, a Dios rogando y con el mazo dando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *