DOMINGO DE LEYENDA. EL FANTASMA DE GENOVEVA GUAJARDO (cuatrocienegas, coah)

19 julio 2020
Visto: 271 veces

 

Cuatrocienegas. Coah, es un pueblo de gran historia e innumerables leyendas, una de las cuales es muy famosa, como la de el fantasma de Genoveva Guajardo.

En la Hacienda San Marcos, a simple vista la fachada y el decorado interior hacen pensar que algo fuera de lo común ronda el lugar.

Los cieneguenses de mayor edad cuentan que Genoveva Guajardo, en épocas anteriores, fue una de las propietarias de esta hacienda en la tierra de Carranza.

Según el cronista e historiador Carlos Gutiérrez, hace 15 años, un muchacho disfrutaba una de las fiestas organizada, en un punto céntrico del municipio, cuando se llevó el susto de su vida al hacer algo sobrenatural y para muchos increíble.

“Se cuenta que el joven sacó a bailar a una muchacha de tez blanca, muy blanca, al grado de la palidez, y que ya denotaba algunos años, pero eso no le importó al casanova y decidió invitarla a bailar por cerca de dos horas”, dijo el cronista.

El joven quiso cortejar a la dama acompañándola a su casa, resultó que la muchacha vivía en la Quinta San Marcos, ésto sorprendió al joven y confiando se tratara de una broma esperó a que joven ingresara en la casona abandonada, su asombro creció cuando entró a través de un muro, atravesó la pared.

“El joven comenzó a gritar por las calles, el nombre de Genoveva Guajardo, diciendo que había bailado con un fantasma».

Ésta es de las más conocidas leyendas, muchos aseguran haber visto al joven, pero de la muchacha de tez pálida nadie sabe nada, tal vez es un juego o un acontecimiento sobrenatural, hace ya casi 15 años”, refirió.

Hoy la casona tiene acceso restringido sólo entra la propietaria Minerva Martínez, pero muchos que han pedido permiso para ingresar encuentran la negativa de los vecinos, lo que aumenta el misterio de la finca Quinta San Marcos.

La gente cuenta la existencia de elegantes muebles coloniales en las habitaciones de la finca, una capilla, un tétrico jardín de dimensiones enormes y hasta un cementerio familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *