Entre la Economía y la Pandemia

30 junio 2020
Visto: 383 veces

 

 

Para nadie era secreto que levantar o aminorar las medidas restrictivas aumentaría dramáticamente los casos de contagios, el gobierno Mexicano como a otros muchos sabían que no les era posible mantener a la gente bajo confinamiento, no porque la gente no quisiera quedarse en casa sino porque económicamente no podían hacerlo, el gobierno federal nunca estuvo dispuesto a otorgar apoyos a comerciantes, empresarios, emprendedores, profesionales o industriales, tampoco quisieron apertura sus programas sociales para beneficio general, en igual manera aun queriendo no les era posible pues ello significaría suspender obras que son capricho Presidencial.

De inicio minimizaron la problemática, aconsejaban  a la gente a salir y ocultaron datos reales, cuando mentir ya no fue posible trasladaron la responsabilidad a los gobierno Estatales asegurando que el grado de las restricciones dependían de cada Estado, todo ello sin otorgar ningún apoyo económico a las entidades federativas y dejándolos a su suerte.

Por fuerza lógica sin apoyo nadie podía quedarse en casa, todos prefieren de una u otra manera correr el riesgo de contagiarse antes que quedar en la miseria, dejar de pagar los servicios o comer, digamos que sucedió algo muy semejante a lo que pasa con quienes deciden ingresar a las filas del crimen organizado, saben que se juegan la vida pero que de menos en su bolsas traerán algo de dinero y con algunas posibilidades de permanecer y chamaba su nivel de vida.

Hoy la gran mayoría de quienes tenemos a nuestro cargo mantener una familia nos encontramos bajo la misma disyuntiva, corremos el riesgo o empezamos a prescindir de lo mínimo indispensable, sabemos que el agua, la luz y los impuestos se continúan venciendo y que debemos de pagarlos, simbólicamente nos encontramos entre la espada y la pared.

El problema que se está presentando en México es cierta indiferencia o irresponsabilidad, salir a procurar el sustento es comprensible pero acudir a una fiesta, realizar reuniones, andar por gusto en la calle eso si es una verdadera infamia, por desgracia la persona que hoy tenemos como Presidente del País es el primero en dar el mal ejemplo, solo a un loco se le puede ocurrir querer celebrar el Grito de independencia, ¿se imaginan la cantidad de personas que podrían acudir sin respetar la sana distancia y teniendo contacto masivo con miles de gentes ?  Todo por satisfacer el ego personal de alguien que no quiere dejar pasar la oportunidad de notoriedad.

Sin duda hoy a mayoría de los Mexicanos nos encontramos entre lo económico y la enfermedad, si la gente lo entendiera y se cuidara un poco las posibilidades en quienes deben salir a trabajar de contagiarse disminuirían, esperemos las cosas se tomen en serio, de no hacerlo en poco tiempo muchos seremos los arrepentidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *