Ejercicio saludable durante el confinamiento: «En fitness no todo vale. Hay que elegir muy bien»

29 marzo 2020
Visto: 362 veces

 

Venezolana de nacimiento y española de adopción,  Carola Prato es una de las mejores entrenadoras de Madrid.

«Me paso el día corriendo de un lado a otro de la ciudad. Mi jornada habitual comienza antes de las 7 am. Muchos de mis alumnos sólo pueden entrenar antes de ir a trabajar y suelo quedar con ellos en centros pequeños, como Assari, sus casas, en el parque o en sus despachos», relata.

El rango de edad de sus pupilos va desde los 15 hasta los 80 años. «Entreno a adolescentes, a hombres, a mujeres, a mayores y a personas con cáncer».

Para alguien como ella, este brutal cambio que ha supuesto para todos el confinamiento al que nos ha condenado el coronavirus ha supuesto un replanteamiento vital profundo. «Cuando suspendieron las clases en los colegios esto se veía venir. Se cerraron los gimnasios y prácticamente todos mis alumnos comenzaron a cancelar las sesiones en sus casas».

Tras la declaración del estado de emergencia, a Prato, al igual que muchos de sus compañeros de profesión, no le quedó otra que reinventarse. «No soy demasiado partidaria de los entrenamientos online porque soy de las que piensan que mi trabajo requiere de un contacto físico directo. Más allá del intercambio de energía, la presencialidad es esencial paravigilar la técnica y observar los mensaje corporales que envían los alumnos. Sin embargo, en este escenario no me ha quedado otra que adaptarme y seguir con mi trabajo a través, por ejemplo, de los directos que emito a través de mi cuenta de Instagram (@caroprato) cada día a las 18 horas».

Confinados en nuestros hogares sin atisbo de fecha de liberación, Prato insiste en la necesidad vital de movernos para sobrellevar el trago sin terminar el encierro oxidados y con cinco kilos de más pero advierte que no todo vale. «Todo es muy extraño. De pronto, todo el mundo se pone a recomendar entrenamientos a través de Youtube o Instagram. Hay directos con rutinas casi cada hora y personas que no habían hecho ejercicio en su vida se ponen a hacer hiits (entrenamientos interválicos de alta intensidad), por citar algún ejemplo, como si fuera lo más normal del mundo. Yo sé que mis alumnos pueden seguir mis clases sin problema pero en mis retransmisiones entre mucha más audiencia y por eso intento adaptarlas a todos los públicos. Hago ejercicios sencillos, sin música para explicarlos bien y despacio para marcar la técnica. Debemos ser cautelosos para evitar que la gente se lesione«.

Antes de iniciar cualquier programa de actividad física, el primer mandamiento debería ser consultar a un profesional que «diseñe un plan a medida de las necesidades, edad, condición física, objetivos de cada uno» y, en este escenario de absoluta excepcionalidad, esta entrenadora hace hincapié en la importancia «de elegir muy bien con quién se entrena y qué se hace».

«Creo que lo que le agobia de verdad a mucha gente es la posibilidad de engordar y a mi entender están muy equivocados. Siguen pensando en clave estética cuando la salud es ahora más importante que nunca«, asevera.

Prato hace un llamamiento a la población para que «siga moviéndose porque en casa se pueden hacer muchas cosas para estar en forma, sin material y sin apenas espacio pero con sensatez«.

Bailar, jugar con los niños hasta limpiar (aunque esto nos dé más pereza) suma como actividad física. Es más, Prato recuerda que «todas estas tareas resultan mucho más valiosas de lo que nos pensamos porque son las que activan nuestro NEAT, (Exercise Activity Thermogenesis) que es el gasto calórico que produce nuestro cuerpo la moverse para hacer las tareas cotidianas (caminar, hacer las labores domésticas, arreglar el jardín, etc)».

Trabajar la resistencia, la fuerza, la movilidad y la flexibilidad deberían, sin ponernos a pegar saltos como si estuviéramos en un concurso de fitness, deberían de ser nuestros grandes retos durante estos ‘x’ días que nos toca estar sin salir de casa. «Zancadas, planchas, fondos y estiramientos nos van ayudar a mantener el cuerpo activo, los músculos tonificados y las articulaciones bien engrasadas»».

Prato, además, recuerda la importancia de «comer de forma equilibrada y saludable (sin caer en la trampa de las dieta milagro para evitar no engordar), trabajar, mantener el contacto con los nuestros y descansar».

Y recalca la importancia de mimar a los mayores. «Echo muchísimo de menos el contacto físico con mis pupilos más longevos. Para ellos es vital mantenerse activos y estoy deseando que esto pase para abrazarlos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *