Gobierno de AMLO sin rumbo ni noción

24 marzo 2020
Visto: 502 veces

 

 

La resistencia del Presidente López Obrador o su desconocimiento para poder actuar mantiene al gobierno de México paralizado, un gabinete que no puede ordenar acciones o visualizar rumbos idóneas para enfrentar las crisis de salud y económicas por las que transita el País, pareciera que nadie quiere actuar o bien que les tienen impedido hacerlo.

Mientras que la organización mundial de salud emite criterios para controlar la pandemia el presidente de México alienta a los ciudadanos para que desestimen toda prevención, las acciones que por el momento se han tomado son por decisión de los Gobernador y Alcaldes de partidos distintos al del Presidente, en igual forma decisiones tomadas por los los propios ciudadanos quienes de alguna manera ponen ejemplo de prevención.

La aun alta popularidad del mandatario genera que sus más fieles seguidores desestimen las medidas preventivas generando con ello riesgo en el resto de la población, un efecto semejante a lo que han provocado personajes como Charles Manson, gente que ante su devoción pierde noción de la realidad y se arriesgan a si mismos y sus familias con tal de no contrariar las ideas de sus líderes.

En el tema financiero las cosas están aun peor, siendo el tema principal entre la ciudadanía el referente al Covid 19 pocos están presionando para el Gobierno federal actué de manera prudente y contenga los efectos generados por la crisis económica que padecemos, los daños que se están ocasionando resultaran irreversibles provocando una parálisis económica nunca antes padecida en nuestro país, se esta actuando de modo contrario a todo lo técnicamente recomendado, los únicos proyectos importantes para la actual administración siguen siendo los caprichos presidenciales, una refinería, el aeropuerto de Santa Lucia y el tren Maya.

En México se avecina una resección nunca antes vista, pérdida de empleos, disminución del poder adquisitivo, incremento de la delincuencia, aumento de la pobreza y otras consecuencias generadas por la incomprensible pasividad de Gobierno.

Hoy México camina por inercia, no existe noción de qué hacer ni cómo hacerlo, seguimos a la deriva y nadie parece querer disponer rumbo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *