El secreto de la porcelana china estaba en occidente

10 marzo 2020
Visto: 508 veces

 

Corría el año 2011 cuando, durante una subasta celebrada en Hong Kong, un comprador batalló durante 10 largos minutos para conseguir un jarrón de porcelana china. El inversor, conectado con un delegado presente en la sala a través de un teléfono móvil, gastó alrededor de 20 millones de euros para hacerse con la pieza del primer período Ming.

Esta dinastía fue la penúltima que gobernó China, y lo hizo durante casi 300 años (1368-1644). Fue precisamente en ese momento de enorme estabilidad social cuando se realizaron algunas de las piezas de cerámica más famosas de la historia. Los centros de producción se concentraban en Jingdezhen (Jiangxi) y Dehua (Fujian). Desde ahí se exportaba a casi todo el mundo.

Se creó una red internacional en pleno siglo XV para conseguir el pigmento azul durante el periodo Xuande

Durante décadas de creyó que las clásicas piezas azules y blancas de Jingdezhen (a veces llamada la capital de la porcelana de China) empezaron a realizarse a principios del periodo Ming. Más recientemente, sin embargo, los investigadores han descubierto que ya en la dinastía Yuan (1279-1368), fundada por mongoles, se realizaban este tipo de piezas desde alrededor del 1300.

El secreto de esta famosa porcelana no estaba en la propia China, sino que venía de occidente y se alargó en el tiempo mucho más de lo que se creía, según revelan los especialistas de la Universidad de Pekín en un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Science . Y no solo eso. También han revelado que se estableció una red internacional de comercio en pleno siglo XV para hacer llegar el pigmento azul de forma consistente durante todo el periodo Xuande, que coincide con el reinado de Zhu Zhanji, quinto emperador de la dinastía Ming (1425-1435).

La famosa cerámica azul y blanca china utilizaba pigmento azul procedente de occidente (Wikipedia)

Este detalle indica que la cadena de suministro de pigmentos importados del extranjero se mantuvo constante “a pesar de que las autoridades habían terminado las actividades comerciales y tributarias oficiales después de la muerte del almirante Zheng He”. Siempre se había creído que la amenaza de los mongoles y el hundimiento de la economía a mediados del siglo XV llevó a los Ming a acabar de forma abrupta con el comercio con el extranjero, algo que con este descubrimiento parece descartado.

“El éxito de las primeras porcelanas azules y blancas chinas se basó en gran medida en el pigmento de cobalto importado de Occidente”, reconocen los especialistas, que utilizaron microscopios electrónicos para analizar fragmentos de cerámica del reinado de Xuande y los comparó con los de la dinastía Yuan y también Qing, la última dinastía imperial de China (1644-1912).

Plato azul y blanco hecho en Jingdezhen durante la dinastía Yuan (Wikipedia)

El azul cobalto procedente de Persia se consideraba un recurso precioso, con un valor alrededor del doble del oro. Los motivos de la porcelana se inspiraban en decoraciones islámicas.​ Un gran porcentaje de estas cerámicas azul y blancas se embarcaban después a los mercados del suroeste de Asia a través de los comerciantes musulmanes con sede en Guangzhou.

Los investigadores quería saber si se había usado este color importado del Medio Oriente conocido como azul Sumali durante todo el período Xuande o si, por el contrario, fue reemplazado por minerales de asbolano (un óxido hidratado de manganeso con cobalto y níquel) tal y como aparecía en algunas citas literarias.

Plato azul y blanco de la dinastía Ming Xuande (Wikipedia)

Los resultados de sus análisis demuestra que se adoptó “un enfoque intencional de mezclar minerales de cobalto importados y nacionales” por razones estéticas. “Nuestros hallazgos sugieren, además, que los pigmentos de ultramar continuaron desempeñando un papel insustituible a partir del siglo XV en adelante, a medida que la red comercial globalizada comenzó a liberarse de los asuntos políticos regionales”, explican.

Las dudas surgieron porque el pigmento utilizado durante y después del año 1426 exhibía altos niveles de manganeso, similar a los minerales que se encuentran en el territorio chino, mientras que el colorante importado no contiene manganeso. Los autores detectaron dos tipos de partículas de pigmento residual en los tiestos de Xuande que diferían en composición química, comportamiento de distribución y morfología.

“Esto indica una mezcla de pigmento nacional e importado en jarrones Xuande que no estaba presente en piezas de las dinastía Yuan o Qing. El pigmento azul puede haber sido importado de manera consistente durante todo el reinado de Zhu Zhanji y se estableció una red comercial internacional en pleno siglo XV”, según los autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *