Poli-Cosas

17 junio 2019
Visto: 475 veces

 

El fin de semana el PRI formalizo la creación de una asociación de funcionarios y ex funcionarios priistas, no se puede negar que de alguna manera mostraron músculo, lo importante seria saber a ciencia cierta cuantos de los que ahí asistieron votaron por Morena en las pasadas elecciones, es definitivo que nadie rechazara una invitación y menos si trabajas como burócrata, desde aquí  les podemos  decir que muchos de los ahí presentes defienden a AMLO más que el propio Guadiana.

Fuera de lo dicho anteriormente los intentos por cerrar filas, reagrupar, considerar y unificar a todos los grupos existentes es algo que refleja lo duro que está por venir en las elecciones del año entrante, cualquier cosa que falle representa derrotas y seguro ello es algo que se quiere evitar, por otra parte fue muy bueno que Rubén Moreira no asistiera, su solo presencia hubiera generado desconfianza y mucho enojo, todos saben de lo que es capaz, entre menos se arrime mejor les debe de ir en ese intento de fortalecer.

En el bando de enfrente ya Jesús de León salió a proclamarse como el nuevo dirigente de Acción Nacional en Coahuila,  será bueno estar al pendiente sobre el desempeño que pueda tener, la realidad es que no prometen mucho y menos cuando ya se rumora que las posiciones de representación que pueden tener el año entrante ya están repartidas, se dice que ya las tienen en la bolsa gentes de Torreón, buscaran quienes participe, se desgaste, invierta y muy probablemente pierda, todo ello para que unos pocos salgan ganando.

La desaparición del instituto para construcción de escuelas anunciado por AMLO debe tener como consecuencia  que los institutos estatales para la construcción de escuelas desaparezcan también, en Coahuila ello significaría de menos la pérdida de un centenar de empleos, como todas las locuras del Peje, esta tiene muchas consecuencias, el afirma que ahora dará el dinero directo a los padres de familia, seguro argumentara corrupción y mafia del poder para justificar, el detalle es que dicho instituto regulaba las características de las aulas, sus especificaciones técnicas, los materiales, cuestiones arquitectónicas para seguridad así como funcionalidad, con esta determinación ahora podrá haber aulas de adobe, de madera, con techos planos, sin ventanas, con puertas estrechas o demasiado anchas e incluso sin las características mínimas de seguridad para que ahí asistan nuestros estudiantes, al final como ya lo dijimos una locura, por otro lado y conociendo el grado de avaricia mostrado por la cuarta T, prodigamos suponer que al final de cuentas todo sea un ardid para que su gente maneje el dinero, obtenga las obras y todo ello sin respetar lineamientos ni licitaciones.

A mi mis timbres, a Dios rogando y con el mazo dando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *