Alemania multa con 535 millones a Porsche por el ‘dieselgate’

8 mayo 2019
Visto: 404 veces

 

El grupo Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo, todavía está pagando la multimillonaria factura a causa del famoso dieselgate, el escándalo de manipulación de gases tóxicos de sus motores diésel denunciado en Estados Unidos en septiembre de 2015. Este martes, la fiscalía de Stuttgart ha multado a Porche con 535 millones de euros en un paso más de las investigaciones sobre el escándalo de la manipulación de motores del grupo y de las emisiones de los gases tóxicos.

La fiscalía sancionó a Porsche, la legendaria marca de coches deportivos, después de descubrir que la firma había incumplido, de forma negligente, obligaciones sobre las emisiones de los vehículos a partir de 2009. Según la fiscalía, se trata de unos 99.000 vehículos diésel de Porsche equipados con motores Audi.

Un portavoz de la marca de coches explicó que Porsche tuvo que retirar de la circulación en Europa a unos 75.000 vehículos modelo Cayenne y Macan con motores de seis cilindros. Por ello, el jefe de Porsche, Oliver Blume, anunció su intención de abandonar el gasóleo ya en otoño: «En el futuro no habrá diésel de Porsche», dijo al periódico Bild am Sonntag.

La multa impuesta a Porsche es la tercera que enfrenta el grupo en menos de un año. En el otoño pasado, la fiscalía de Braunschweig impuso una multa de mil millones de euros a la marca Volkswagen y poco después las autoridades de Múnich multaron con 800 millones de euros a Audi.

Poco después de conocerse la decisión de la fiscalía de Stuttgart, Porsche anunció que no recurrirá el castigo, una medida que no pone fin a los problemas legales de la marca. De hecho, la justicia alemana investiga desde julio de 2017 a varios ejecutivos de compañía.

Tampoco el resto del grupo Volkswagen está libre de sospechas. La fiscalía de Braunschweig ha abierto varias investigaciones sobre fraude, manipulación del precio de las acciones o publicidad engañosa. Uno de los investigados es el actual primer ejecutivo del grupo, Herbert Diess. A mediados de abril pasado, el antiguo jefe del grupo, Martin Winterkorn, fue acusado de fraude por esta misma fiscalía y, además, el grupo también deberá hacer frente a una demanda presentadas por varias miles de clientes.

En esta acusación se explica como Winterkorn, junto con otros cuatro ejecutivos, engañó a clientes y autoridades y también violó la ley contra la competencia desleal. Por lo tanto, el fiscal ve suficientes pruebas de que Winterkorn fue informado desde el principio sobre el Dieselgate, a pesar de las afirmaciones en sentido contrario. También continúan las investigaciones contra otros 36 sospechosos.

Además de Volkswagen, las autoridades alemanas también investigan a Daimler. La fiscalía de Stuttgart también tiene un sumario contra este fabricante relacionado con la manipulaciones de gases tóxicos y que puede desembocar en otra multa millonaria. Pero, a diferencia del grupo Volkswagen, que ha aceptado haber incurrido en conductas ilegales al menos en EE UU, Daimler sigue sosteniendo que no violó ninguna ley.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *