Clones e imitaciones, un cáncer para la industria relojera

23 abril 2019
Visto: 477 veces

 

En los últimos años la imitación de productos de alta gama o valor ha generado una enorme industria para falsificadores y estafadores, uno de los mercados mayormente afectados son los relojes, en un mundo materializado donde más allá de buscar invertir se pretende mostrar una imagen de éxito o capacidad económica mucha gente busca engañar o simular a efecto de encontrar aceptación dentro de la sociedad.

Hoy en día la capacidad de imitar piezas de alta relojería provoca equivocaciones incluso en ojos expertos, de inicio resultaba muy fácil descubrir una imitación, los materiales exteriores denotaban de inmediato la mala calidad de los productos, conforme ha transcurrido el tiempo los falsificadores mejoraron la apariencia si como la calidad exterior de los relojes, la forma de percibir que eran falsos solo se podía determinar una vez abierto y revisando la maquinaria, hoy en día incluso observando la maquinaria puedes ser engañado, ante la falta de legislaciones o sanciones el descaro de los falsificadores ha aumentado al grado de grabar con marcas, calibres, numero de serie o datos de maquinaria base, con dichas acciones identificar un Clon para quien no está habituado perfectamente a notar la calidad de los materiales o la manera de estampar marcas y datos en una maquinaria resulta prácticamente imposible.

Según la federación de la industria relojera Suiza 40 millones de relojes falsos de fabrican al año, algunas piezas no infringen las leyes o normas pues solo imitan de cierta forma los diseños pero ponen sus propias marcas, ya dentro del terreno de la ilicitud encontramos copias baratas, relojes que a simple vista denotan su mala calidad en materiales o terminados, las replicas son otro nivel donde la intención de fraude o engaño es evidente dado que a toda costa intentan emular una pieza original pasando por alto los derechos de autor o marcas registradas, más arriba de estas replicas fáciles  de detectar  encontramos los clones denominados triple a (AAA) fabricados a conciencia para provocar engaño y materializar un fraude, hoy en día la industria asiática se ha esmerado tanto que incluso mecanismos con sofisticadas complicaciones como el Tourbillon es falsificada pese a ser considerado el mecanismo más excepcional y difícil de manufacturar, cristales de zafiro, relieves, marcas internas en los cristales, numero de serie, referencias, embalaje y documentación son algo fácil de fabricar para lograr el engaño.

El mercadeo en línea y la permisibilidad otorgada por sitios de ventas por internet a causado que la práctica de vender falsificaciones aumente en países como México, miles de relojes falsos son puestos a venta sin ninguna limitante, algunos compradores saben que lo que adquieren es una réplica pero otros no, además al llegar al mercado muchos intentan engañar u obtener un lucro indebido mediante la venta de dichos relojes, hoy en día sitios como Mercado Libre no tienen ninguna restricción para que mediante ellos se vendan copias o imitaciones, su interés es ganar una comisión y si bien de cierta forma protegen al comprador ellos mismos propician el mercado dado que las comisiones cobradas por venta no se devuelven a los vendedores, si el comprador reclama le reintegran el dinero pero aun así ganan, un 70% de los relojes de marca que se anuncian en Mercado Libre son copias o clones.

Muchos podrían argumentar que si las replicas son iguales en todos los sentidos comprar algo por menos de una fracción del precio original es buen negocio, la realidad es muy distinta, primera mente al comprar un reloj clon se está participando indirectamente en la comisión de un delito, una réplica por más cara que cuesta nunca tendrá la misma calidad de un original, su valor de reventa sin mediar engaño es prácticamente nada, quien compra un reloj de imitación debe ser consciente que no realiza una inversión sino que por el contrario tira su dinero.

La misma industria relojera de cierta medida tiene gran culpa de que el mercado se encuentre inundado de falsificaciones, en la actualidad existe un gran fabricante de maquinaria para relojes, la mayoría de las marcas que no manejan calibres propios adquieren bases marca ETA,  sobre estos mecanismos realizan adiciones para equipar sus relojes y la calidad de dichos funcionamientos depende de lo que los clientes soliciten, un mismo calibre puede tener diversidad de calidades, quienes fabrican copias adquieren dichas maquinarias con el mismo fabricante que alguna marcas de prestigio pero de inferior calidad para utilizarlas en equipar relojes clones, si el consorcio Swatch tuviera normas o políticas más estrictas para vender sus mecanismos la piratería no estuviera en los niveles actuales, prácticamente al tiempo se convertirán en sus propios verdugos.

En México no se sanciona o bien no se persigue eficientemente a quienes venden replicas, falsificaciones o clones, si la autoridad tuviera la intención de aplicar la ley podría detectar fácilmente a miles de vendedores de replicas tan solo en Mercado Libre, por alguna razón los dejan actuar y vender objetos de ilícitos se ha convertido en una práctica normal.

Para citar un ejemplo, existen relojes marca Rolex originales con más de 50 años que funcionan a la perfección, tanto sus carátulas, pulsos, indicadores, roscas, empaques o cajas se mantienen a la perfección, un reloj de calidad para toda la vida, una pieza que al final de cuentas representa una inversión para quien la adquiere de nuevo o de segunda mano, un clon por más que se diga de excelente calidad nunca podrá tener dicha durabilidad ni confiabilidad, sus mecanismos aun de aparentar semejanza no cumplen con los estándares de calidad ni perfección, tratar de aparentar cierto estatus económico mediante la compra de una réplica solo genera pérdidas económicas, tarde o temprano te darás cuenta de que tiraste tu dinero.

Antes de comprar un reloj debes comprobar a la perfección su autenticidad, o bien lo adquieres en un comercio de prestigio o antes de pagarlo debes llevarlo a revisar con un relojero experto, las copias son tan fieles que incluso peritos valuadores han caído en el engaño, por mas semejante que parezca una imitación jamás tendrá la calidad de un original pues de ser así tendría un precio muy semejante y no solo una fracción del mismo, existen algunas marcas tan finas que cada uno de sus mecanismos son elaborados a mano, la fabricación de un solo reloj puede tardar meses e incluso años.

Como dato original la mayoría de las maquinas que hoy emplean los relojes replicas son fabricadas ya en su totalidad en china, nadie pondría un mecanismo Suizo con costos superiores a lo que una pieza de imitación puede valer, aun cuando la maquina pueda ser de calidad las demás piezas externas nunca igualaran la calidad de una original, si tú ves que venden un reloj con algún indicador despegado o con falla mecánica y argumentan que por ello lo dan barato evita comprarlo, seguramente es falso, cuando compras un reloj clon el primero engañado eres tú mismo, cuando lo intentes vender o empeñar para salir de algún apuro te darás cuenta de que no vale nada y la única manera de recuperar tu dinero será mediante el intento de un fraude o la acción  delictiva.

Urge que las autoridades en México sancionen la venta de piratería, vender falsificaciones aun avisando de ello representa un delito que hoy por hoy significa un cáncer para la industria relojera y para los compradores de buena fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *