El único montañero superviviente: “La avalancha la generamos nosotros mismos”

9 enero 2019
Visto: 307 veces

 

“La avalancha la generamos nosotros mismos por un tema de cómo la nieve se apelmaza, llevaba una semana haciendo sol cuando tenía que estar lloviendo o nevando todo el rato”, confiesa a la SER Pablo Belmonte, el único superviviente de la tragedia de los Andes, una avalancha en la que murieron tres montañeros catalanes y su guía peruano la madrugada del domingo tras alcanzar la cima del pico Nevado Mateo, en Perú, de 5.150 metros de altura.

“Arriba ni siquiera nos sacamos la foto finish porque no teníamos cojones de sacar los móviles por los rayos. Sabíamos que era un momento peligroso”, continúa relatando en El larguero cómo sucedió la tragedia. En otra entrevista con Efe, recuerda que “hubo una tormenta eléctrica muy fuerte”. “Llevábamos equipos metálicos y había riesgo de que nos impactara algún rayo, así que decidimos bajar muy rápido, y al bajar corriendo, resbalamos”, explica.

Uno de los cuatro resbaló, provocando la caída de todos y la avalancha posterior. “No sé bien quién resbaló primero, a mí me embistió uno y yo a otro. Ahí generamos la avalancha que nos arrastró, yo iba el segundo”. A su juicio, “si no hubiese caído uno, hubiese sido otro. Cuando estás en la montaña sabes que estás expuesto”. “Íbamos los cinco atados, pero era nuestro peso y el de la nieve”, recuerda, para admitir que no eran “deportistas de élite” sino “montañeros hippies“.

Belmonte describe la caída como “estar en una lavadora”. “Fue una caída larga, de bastantes segundos, más de medio minuto”, detalla. En un primer momento, tras la caída, pensó que todos estaban vivos, “Estuve consciente todo el rato. Mi reacción fue levantar la mano para chocar los cinco… la que acabábamos de liar. Pensaba que ellos estaban como yo. No sé por qué pasan estas cosas pero mi casco estaba intacto. Fue suerte”, asegura. Pero pronto descubrió que habían sufrido heridas muy graves. “El guía estaba medio consciente, pudo levantarse. Los servicios médicos lo encontraron con signos vitales, pero no estaba demasiado presente. Mis compañeros estaban inconscientes”, lamenta.

Sobre sus tres amigos, los ingenieros Sergi Porteros Villar, Adrià Sanjuan Perelló y el economista Gerard Borrull Regal, de 26 años y naturales de Cerdanyola del Vallès (Barcelona), afirma: “La última imagen que tengo de ellos, incluso empezando a caer, era una sonrisa. Con la tensión del momento, pero estaban haciendo lo que les gustaba. No me cabe duda de que murieron siendo felices”. “Acabaron esta etapa en el mundo riendo y compartiendo lo mejor de ellos. Eran personas increíbles y quiero dar las gracias a las familias y amigos que han hecho que estas personas sean así”, subraya sobre sus tres compañeros desde la infancia, con quienes compartía su afición a la montaña y con quienes hizo su primer viaje al Camino de Santiago.

El único superviviente de la avalancha, que se recupera “con calma” y sin rencor a la montaña en la ciudad andina de Huaraz, lamenta en la entrevista con Efe la ausencia de medios en la zona, como helicópteros de rescate, que podrían haber ayudado a salvar a su amigos.  “Huaraz es una de las capitales mundiales del montañismo y cuando solicité ayuda, pedí un helicóptero, porque era imposible moverlos. Como estaban con vida, por las heridas que tenían, era necesario un helicóptero, pero resulta que no hay. Yo sé que los presupuestos son limitados, pero siendo esta una maravilla del mundo y sabiendo que aquí van a llegar turistas de todo el mundo, va a haber más accidentes. Con un helicóptero más de la mitad del equipo se podría haber salvado”, relata.

“Yo solicité ayuda antes de las dos de la tarde. Me recibió un guía que estaba en la carretera y él activó la alarma. A las seis de la tarde estaban llegando los primeros efectivos a la carretera. Estuve tres horas brindando primeros auxilios a mis compañeros. Los accidentes pasan. No quiero echar la culpa a nadie, pero creo que se debe tener en cuenta que es necesario tener un helicóptero de rescate para poder evitar nuevas desgracias”, añade.

“No tendríamos que haber llegado tan tarde, pero igual en otra montaña nos hemos salvado por llegar tarde. Nosotros siempre comentábamos que la seguridad es importante, pero lo primordial es tener una vida plena”, reconoce, para añadir que su “error” fue “el típico del alpinista: no dar la vuelta a tiempo cuando las cosas están complicadas en la cumbre”. “Mi consejo es que la gente se informe bien de las condiciones meteorológicas, pero que se lancen”, dice, a pesar de todo. “El mayor riesgo es estar postrados en el cemento, con la vida moderna, con depresiones. No hay nada tan peligroso como la selva de cemento”, concluye.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *