Algo que vale la pena contar ALBERTO BOARDMAN

9 noviembre 2018
Visto: 306 veces

 

“Del fanatismo a la barbarie hay un solo paso”. Diderot.

Hace algunos días, más por una cuestión laboral que por gusto, tuve la necesidad de soportar las comparecencias de varios secretarios de estado ante el pleno del Congreso de la Unión, con motivo de la glosa del último informe del presidente. Al escuchar sobre todo las secciones de preguntas y respuestas,  reparé en un hecho coincidente que me pareció de lo más triste, pero incluso, peligroso. La gran mayoría de los diputados de MORENA, partido que llevó al actual presidente electo a la victoria (o quizá a la inversa), demostraron características coincidentes en sus múltiples participaciones: intolerancia, agresividad, nula educación, irrespetuosidad, pero sobre todo, una acentuada “soberbia”.

Según dicta la historia (materia seguramente poco conocida por los representantes populares a que me refiero), cuando uno arriba a la victoria, la peor postura que puede asumir, es la de ensañarse con los derrotados. Y tiene su lógica, el propio Napoleón y Alejandro lo comprendieron y aplicaron: En la victoria, hay que ser humilde. Criticas, juzgas y condenas antes de la batalla, lo haces para fundamentar tu actuar; pero una vez alcanzado el triunfo, todo lo que continúes objetando confirma un reto que estás obligado a superar. Es como escupir pa´ arriba.

Los representantes populares del partido de mayoría que hoy detenta el poder político del país, están situando muy alta la vara de su capacidad. Esperemos que logren cumplir sus objetivos. Y que el poco nivel educativo, político y cultural que presumen, deje de exhibirse una vez que tome posesión el nuevo comerciante de esperanza electo. Sin embargo sospecho, que más que soluciones concretas, lo único que seguiremos viendo, (sólo que ahora para justificar la propia incompetencia), serán varios años de ataques a los fantasmas del pasado.

“La derrota tiene algo positivo: Que nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: Que jamás es definitiva.” José Saramago.

Somos lo que hemos leído y esta es palabra de lector.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *