Nicolás Maduro visita China en busca de ayuda para Venezuela

14 septiembre 2018
Visto: 148 veces

1536888931_166748_1536889077_noticia_normal_recorte1

El presidente Nicolás Maduro está en China. Su inesperada visita tiene como propósito conseguir alivio económico mediante alianzas en los sectores energético, comercial, financiera y tecnológico.

Semanas antes de la visita diplomática se ha desatado una nueva crisis venezolana producto de un plan de “recuperación” económica implantado por Maduro. Entre las medidas destaca un nuevo control de precios, la incorporación de un nuevo cono monetario, el aumento del salario mínimo y otros ajustes. Los opositores calificaron los anuncios como un “paquetazo” que solamente aceleró la hiperinflación, paralizó a varios empresarios y concluyó con el arresto de otros comerciantes por orden del régimen.

El anzuelo gubernamental son las promesas de tiempos mejores. La economía venezolana es manejada con secretismo, el Gobierno se aferra a esquemas de negocios que ofrecen garantías en recursos minerales o petroleros, en su mayoría. En diciembre, el sucesor de Hugo Chávez creó una critptomoneda, el “Petro”, respaldada en las reservas de petróleo, auríferas o de diamantes. De ahí que ha anclado los nuevos salarios a la moneda virtual y hasta ha creado los “lingoticos” de oro para fomentar el ahorro.

La gira del gobernante en China pretende concluir el domingo. “Voy saliendo para la República Popular China a una visita de Estado muy necesaria, muy oportuna y llena de grandes expectativas”, dijo el mandatario el miércoles.

Desde hace una década China es un prestamista indispensable para Venezuela. Los convenios entre ambos países se consolidaron durante el ascenso al poder de Hugo Chávez, ejecutándose más de 780 proyectos con una inversión superior a los 50 mil millones de dólares.

Pero no existen garantías de que los acuerdos recuperen la frágil economía venezolana. El diputado opositor Jorge Millán advierte que los préstamos son “ilegales” al no contar con la aprobación del Legislativo. “Ese dinero sabemos dónde va a parar, porque ya vimos el desfalco a la nación en el tema eléctrico y petrolero”, dijo en una rueda de prensa.

Maduro se aferra a las relaciones con sus pocos aliados políticos frente al creciente aislamiento internacional. Las sanciones y la corrupción llevaron a su gobierno al límite financiero. De los pocos apoyos internacionales cuenta con el gigante asiático, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Rusia y Turquía.

En julio, el líder chavista viajó a Turquía para asistir a la toma de posesión de su homólogo Recep Tayyip Erdogan. Su encuentro fue aprovechado para afianzar proyectos empresariales. Hace unos días, el Gobierno anunció la creación de dos compañías mixtas entre ambos países en el área minera.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *