Desencanto por AMLO impulsa a Anaya y Meade

14 junio 2018
Visto: 797 veces

0649_militantes-de-morena-protestando-durante-su-renuncia-al-partido_620x350

 

 

La falta de propuestas, las incongruencia y las contradicciones entre lo ofertado y el actuar de AMLO va generando un desencanto entre sus seguidores, de manera principal ha dejado en claro que no representa al candidato antisistema con el que originalmente se engancharon los electores, en igual manera ha dejado en claro que los posibles triunfos que su partido pudiera lograr se convertirán en victorias para militantes de otros partidos donde los más beneficiados serán justamente personajes ligados al PRI.

Al menos un 70% de sus principales propuestas a contender forman parte de Gobernadores, dirigentes o funcionarios del partido que en un inicio el pinto como enemigo a vencer, las palabras de Andrés Manuel que aseguran que todos los priistas que lo acompañan están arrepentidos y dejaran por dicho hecho de ser corruptos cada día suenan más huecas.

La postulación de candidatos con orígenes del PRI ha generado gran descontento entre los originales militantes de Morena, personas que se han visto desplazadas por personajes que en algún momento pensaron eran el enemigo a vencer y que ahora resultan estar convertidos en los sujetos por los cuales deben pedir el voto.

Para todos los seguidores de Amlo con capacidad analítica e inteligencia  ha quedado muy claro que sus ofertas son una quimeras, utopías de  imposible cumplimiento, aunado a los dos millones y medio de becas mensuales,  con un monto de tres mil pesos que asegura entregara, ahora se deben sumar los medicamentos gratuitos para todos los mexicanos, la siembra de un millón de Hectáreas de árboles frutales, la construcción de un tren rápido que comunique a todo México, la mejora de toda la infraestructura hospitalaria, la construcción de cuatro refinerías  y un sin fin de ofrecimientos que solo tienen como sustento de solvencia el terminar con la corrupción, ni traduciendo todo el presupuesto anual del país podría completar dichas propuestas, aun considerando que todos los funcionarios públicos trabajaran gratuitamente o que se suspendieran los gastos nacionales para el rubro de seguridad presupuestal mente sus ofertas son imposibles de cumplir.

Otro factor del desencanto lo ha sido sin duda la postulación de los candidatos

En las actuales alturas de la contienda ya muchos mexicanos han caído en cuenta de que es imposible vivir más de 18 años sin trabajar, en igual forma todos saben de los poco más de tres mil millones que su partido Morena ha recibido de prerrogativas, así mismo ha quedado claro que todos sus hijos cobran en el partido propiedad de AMLO y que vivir del presupuesto es costumbre de su familia.

Otro factor importante que contribuye al descenso de Andrés Manuel son sus tendencias socialistas, la similitud de su campaña con la de Chávez o Maduro, pareciere que siguen un manual prescrito y muy estudiado, las frases son las mismas, en los tres casos se venden como la esperanza, intentan de algún modo postularse como salvadores o iluminados, explotan un supuesto patriotismo, generan condiciones de odio, polarizan a la ciudadanía, son autoritarios y convencen de quienes no comulguen con sus ideas son enemigos de la Nación.

En Estados del Norte de la República Andrés Manuel ocupaba los segundos lugares de preferencias, ahora prácticamente comparte posición con José Antonio Meade, por su parte Ricardo Anaya aumenta su distancia consolidándose como el candidato que ocupa la primera posición.

La distancia real, a nivel nacional, entre primer y segundo lugar considerando la intención del voto ya prácticamente es nula, la única posibilidad para que AMLO logre el triunfo es que de manera abierta y directa las estructuras tricolores fueran movilizadas a favor de Andrés Manuel, hoy existe una evidente complicidad llamada PRIMOR, pero aún se encuentra velada o tras bambalinas, se sabe que es real pero nadie se atreve a reconocerla.

El crecimiento de Meade se encuentra en una etapa donde solo favorece la división, de continuar en esa tendencia y hacerse valer el voto útil no existe duda de que el candidato del Frente por México Ricardo Anaya se convertirá en el próximo presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *