Quedará en libertad ‘El Cuasi’, sicario de Guerreros Unidos que tenía decenas de fotografías de sus ejecutados

13 junio 2018
Visto: 138 veces

Marcha_43x43-5

 Marco Antonio Ríos Berber, alias “El Cuasi”, presunto sicario de Guerreros Unidos vinculado con la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y a quien le fueron encontradas decenas de fotografías de sus víctimas antes y después de ser asesinadas, es uno de los 4 detenidos a los que un juez ordenó poner en libertad, al considerar que algunas de las pruebas reunidas en su contra por la Fiscalía General de Guerrero (FGE) fueron obtenidas de manera ilícita.

En su momento, el noticiero En Punto, de Televisa, reveló el catálogo del horror que fue hallado en el teléfono celular de “El Cuasi”, con más de más de 70 fotografías de personas detenidas, golpeadas, asesinadas, torturadas, enterradas en fosas clandestinas.

En octubre de 2014, el entonces titular de la FGE, Iñaki Blanco aseveró que Ríos Berber, “trabaja para el grupo delincuencial denominado Guerreros Unidos, además aceptaron haber participado en el tráfico de drogas, secuestro y homicidios”.

Cuando “El Cuasi” fue detenido por la Fiscalía de Guerrero portaba tres celulares, los cuales fueron analizados hasta que el caso fue atraído por la Procuraduría General de la República (PGR). Investigadores de la Seido encontraron las mencionadas imágenes en uno de los celulares asegurados.

La PGR confirmó que el teléfono era del “Cuasi” gracias a un peritaje de identificación fisonómica mediante el cual  se constató que el rostro del detenido era el mismo que aparecía en varias fotografías del celular.

Ante ello, Ríos Berber admitió que el aparato con el catálogo de víctimas era suyo y reconoció en su declaración ministerial que los “Guerreros Unidos” solían fotografiar a sus víctimas antes y después de asesinarlas.

Familiares de desaparecidos solicitaron entonces el catálogo de imágenes a las autoridades para tratar de identificar a sus seres queridos en la zona de Iguala.

Según la Fiscalía de Guerrero, el dueño del celular fue quien los condujo a la primera narcofosa encontrada en Iguala tras la desaparición de los normalistas.

“Se encontraron un total de 28 cuerpos, algunos completos y otros fragmentados, los cuales presentan signos de calcinación”, reveló en octubre de 2014 el fiscal Iñaki Blanco.

Por el momento, Ríos Berber continuará recluido por el proceso que se le sigue por delitos contra la salud y la PGR puede volver a acusarlo de delincuencia organizada si obtiene otras evidencias en su contra.

Información de: SDP noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *