Teme López Obrador al Debate

14 marzo 2018
Visto: 720 veces

 

SE-RAJA-1024x683

 

Conocedor se propia incapacidad, convencido de que sus promesas o propuestas no tienen fundamento ni sustento López Obrador rehúye al debate, enfrentar o defender sus posturas resulta imposible, intentar defender de fondo la realidad le acarrea graves consecuencias, su velo de mesías caería dejando al descubierto una realidad que nunca intencionalmente dejara ver.

Andrés Manuel López Obrador fue muy claro, No quiere debatir, en cambio si pidió que lo hicieran sus dos próximos adversarios, mostrando con ello su carácter impertinente y autoritario.

El candidato de Morena conoce sus limitaciones, entiende su falta de preparación, sus conocimientos fuera de los entornos actuales y la ausencia de propuestas realistas. en igual forma conoce el gusto de los electores por ser engañados, en México se tiene la mala costumbre de vivir de esperanza, siempre se busca ser socorridos por la divinidad que otorga mejoras soportadas en ruegos u oraciones, en nuestro país el día que los políticos digan la verdad se ganan el perder las elecciones, existe un viejo dicho en el argot del comercio “ Al cliente lo que pida” si quieres vender ofrece lo que deseen comprar, la gran mayoría de los votantes en nuestro país están ávidos del engaño, requieren promesas fabulosas que les den impulso para continuar salteando problemas y sin sabores.

Andrés Manuel no quiere quedar atrás de otros grandes mentirosos de la historia, incluso a escrito su propio libro y en él ha plasmado lo que los ciudadanos desean escuchar, algo muy semejante al que Hitler titulo “ Mi Lucha”  pero titulado “ La Salida, Decadencia y Renacimiento de México, en las líneas de este libro lleno de fábulas son claras las ofertas de imposibles llegando al grado de asegurar que cambiara el estado de ánimo de los Mexicanos.

Todos sabemos que la memoria del nuestra gente es corta, quizá pocos recuerden las ofertas de Peña Nieto durante la campaña que lo llevo al poder, terminar con la delincuencia organizada, abatir la violencia, bajar los precios de la luz y la gasolina fueron algunas de sus más exitosas promesas, en igual sentido convencer al electorado de un “ Nuevo PRI” y asegurar que ellos si sabían Gobernar, ahora padecemos una realidad muy distante, en el actual sexenio aumento considerablemente el número de muertes relacionadas al crimen, nuestra moneda esta devaluada, pagamos los impuestos más caros del mundo, once gobernadores del nuevo PRI se encuentran acusados de actos de corrupción escandalosa y si bien algunos están detenidos otros se encuentran prófugos o gozan de de impunidad, ni que decir de los costos de la gasolina, el gas y la electricidad que están convertidos en artículos de lujo, por desgracia en su momento la mayoría de los votantes tuvieron el gusto de escuchar lo que buscaban, en el fondo sabían que eran mentiras pero en su esperanza de milagros decidieron creerlas y votaron por quien les prometió.

López obrador tiene bien aprendido el camino, sabe que la idiosincrasia nacional se encuentra ávida de un milagro, mentiras es lo que la gente anhela escuchar y de ellas llena sus propuestas, la gente cree ciegamente y acudir a un debate solo abona a que la verdad quede al descubierto, para que procurar un despertar cuando la gran mayoría está contenta con algo que se puede llamar esperanza alternativa.

No se pretende predecir el futuro pero aplicando la lógica podemos precisar que por cada asistencia que López Obrador tenga a un debate sus seguidores disminuirán y que entre más personas estén al tanto del mismo mayores serán los daños electorales que sufra.

Difícil elección, entre lo malo lo menos peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *